El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Adolfo Mondragón
Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Podrán copiar en los exámenes

22 junio, 2019

Esta es la idea que quedó en la gente a raíz de las declaraciones de Esteban Moctezuma B., Secretario de Educación Publica, dicho de esta manera quedan muchas dudas. ¿De qué sirven los exámenes si se van a dejar que los alumnos se copien? No servirían de nada, ¿cómo se va a saber si el alumno realmente aprendió? Etc. Visto así, los exámenes dejarían de tener sentido y razón; sin embargo no es esta la idea. Los exámenes hechos en manera colectiva, responden a otra visión de la educación, es el “concepto de aprendizaje grupal” y no es nada nuevo, hace más de 30 años que existe esta propuesta pedagógica. Propuesta que ha funcionado magníficamente en otros países y en el nuestro en escuelas y universidades de vanguardia.

El sustento teórico- metodológico de esta propuesta es que los alumnos (y esto está plenamente demostrado en la práctica), aprenden mejor en grupo. El aprendizaje grupal supera la vieja idea del aprendizaje individual, práctica que hace alumnos obviamente individualistas, personalistas incapaces de compartir y de trabajar en equipo, desarrollan sentimientos negativos como el egoísmo y hasta la envidia en una muy mal entendida competitividad. El deseo de competir y de triunfar es válido, pero no como principal factor para aprender; sino como un reto personal de superación.

Es increíble que mientras la sociedad en su conjunto ha avanzado a pasos agigantados, en desarrollo tecnológico, ideas, conceptos y costumbres, la educación mantiene un rezago impresionante. Las aulas son iguales desde hace más de 100 años, los planes y programas apenas se han modificado, los contenidos son los mismos desde hace mucho, apenas se han incorporado materias como computación, pero se han eliminado otras básicas del área de humanidades. Los bancos siguen siendo de paleta, formados en filas, con un estrado para el maestro y si está en alto: mejor. El pizarrón se ha sustituido por una pantalla de proyección, pero el concepto es básicamente el mismo.

La escuela no ha cambiado, persiste su estructura jerárquica y piramidal en la que los alumnos no tienen voz ni voto, todo les es impuesto, uniformes, horarios, maestros, aula, programas y un reglamento por demás obsoleto y anquilosado en el que se le exige, por ejemplo un corte de pelo “escolar” sin el menor respeto a sus derechos como niño o adolescente y más en este tiempo en el que hay una inmensa variedad de cortes de pelo, en que se lo pintan de todos los colores, hombres y mujeres; sin embargo, al estudiante, por serlo, le está vedado elegir cualquier corte o color, igual pasa con la indumentaria, se le impone un uniforme que rompe con la individualidad y personalidad de cada individuo.

Los adultos aseguramos que se hace todo esto porque los niños y adolescentes no están capacitados para elegir nada por ellos mismos, que somos los adultos los que sabemos lo que les conviene y me pongo a pensar, si habremos hecho las cosas bien, si nuestro criterio e ideas son las mejores, cuando nunca las hemos confrontado. De cualquier manera echando una ojeada por el mundo, no encontramos que las cosas estén de la mejor manera. Es tiempo de que escuchemos a los niños y adolescentes, están menos contaminados que nosotros, sus ideas son más frescas y naturales, no tienen intereses, sólo sentimientos y sus propuestas son sabias.

Ojalá que la reforma educativa que se acaba de aprobar, tome en cuenta este tipo de cosas para que realmente se modernice el sistema educativo nacional, no basta con permitir que los exámenes se hagan en forma grupal, sino que también se les permita, en forma grupal tomar decisiones y participar activamente en el diseño de su trabajo; nos quedaríamos sorprendidos de la capacidad que tienen los niños y jóvenes, admirados del conocimiento que han acumulado y de la enorme cantidad de propuestas de las que son capaces. Dejarlos trabajar en forma autogestiva los formará maduros, autosuficientes, responsables y comprometidos. Pero primero tenemos que aprender nosotros y ejercitarnos con esta metodología. Ahí les dejo estas ideas y conceptos, no los tire a león, le aseguro que pueden ser de utilidad. Le deseo un espléndido fin de semana en familia, disfrute del calor del pueblo.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Obligado: Evo

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

La J.F.M.M.