El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

20 julio, 2020

Por uno la llevan todos



Aunque se ha registrado una destacada cantidad de decesos recientemente, en proporción son relativamente pocas las muertes por Covid-19, pues entre las principales causas están los males cardiacos, diabetes e hipertensión, que están siempre muy por encima del coronavirus en las estadísticas.

La cuestión, según coinciden algunos médicos con los que hemos platicado, se debe a que muchos que ya tenían alguno de esos padecimientos, descuidaron y eventualmente agudizaron su condición de salud, mientras también está un segmento que por temor de contagiarse o por las propias restricciones que hay en hospitales, no acuden a consulta y/o le pierden el seguimiento a sus tratamientos.

Aunado a esto, algunas personas con los padecimientos y escenarios anteriores se llegan a contagiar de Covid-19 y agudizar aún más su condición, esta situación se replica de forma constante.

Sin duda a ellas personas que tienen obesidad, diabetes, hipertensión, cáncer,VIH/SIDA y otros padecimientos que han quedado relegados por la atención que acapara el novedoso Covid-19, son quienes corren mayores riesgos y por ende son quienes se deben de cuidar, pero sobre todo sus familiares, pues con frecuencia alguien que goza de buena salud le resta importancia a contagiarse de coronavirus, pero al tener en casa a alguien con un perfil crónico se le pone en riesgo.

Es precisamente la confianza o descuido de aquellas personas saludables, las que llegan a infectar a los que sí son vulnerables, prácticamente llevando el virus a domicilio; ahí la importancia de tomar las precauciones no solo por uno mismo, sino por nuestros semejantes.

Un escenario que se replica también de manera constante es de la insensibilidad burocrática que está contribuyendo a elevar los contagios.
La negativa dinámica consiste en que las empresas -principalmente maquiladoras-para enviar a alguien a casa bajo sospecha de Covid-19 les piden la incapacidad del IMSS y para ese proceso se trasladan -regularmente en el transporte público- hasta la clínica en donde se aglomeran con otros sospechosos y contagiados para posteriormente acudir de manera presencial a su centro de trabajo a presentar el documento.

En todo ese proceso, si no estaban contagiados, se expusieron a contraer el virus y si lo estaban pues lo esparcieron en el IMSS, en el transporte público y si en el camino llegaron al Oxxo, pues también ahí; esta historia se replica constantemente.

Esta temporada que ha traído una extraordinaria cantidad de fallecimientos, varios de ellos de personas muy conocidas y estimadas en la localidad, justo ayer nos enterábamos de que pasó a mejor vida el compañero periodista Juan Alejandre, cuya voz se escuchaba en las frecuencias radiofónicas locales hasta hace muy poco, dando
las noticias por las mañanas. Sin duda una triste noticia su muerte; Descanse en Paz,
Juan Alejandre.

Más opiniones de
Los Redactores