El Mañana de Nuevo Laredo

Miguel Rodríguez Sosa

Pasadizo Secreto

Miguel Rodríguez Sosa

28 agosto, 2020

Premian a KCSM por castigar a NLD



Recientemente aprobó el gobierno norteamericano la construcción del segundo puente ferroviario entre los dos Laredos; sin embargo, este proyecto más que engrandecer la economía local, alejará las esperanzas de retirar esas vías del tren que prácticamente han “destrozado” el progreso de esta frontera; por esto, sí que causa enojo el ver cómo premian a KCSM por castigar a NLD.
Este hecho, considerando por ambos gobiernos texano y tamaulipeco como histórico y de gran progreso, no será otra cosa más que esa continuidad y reforzamiento por ignorar, dejar a un lado ese eterno “sueño” de los pobladores de esta ciudad para ser liberados, por fin separados de ese ramal ferroviario que por décadas ha lastimado el progreso y buena imagen de Nuevo Laredo.

Coraje da el ver, que sea el propio contador público Óscar Enrique Rivas Cuéllar en su calidad de alcalde, el que en primera fila esté aplaudiendo, alabando dicha decisión, al olvidar que él como ciudadano, como residente mismo de Nuevo Laredo, es más que testigo de ese daño que por décadas dichas vías han ocasionado al progreso y desarrollo de este pueblo.

Bueno sería saber, si en estos últimos años, las familias afectadas, sí esas de las distintas colonias que colindan, que han sufrido y padecido del paso del tren, de esas vías que eternamente “duermen” frente a sus domicilios, que no permiten ir más allá, que han ocasionado sus máquinas y vagones, destrozos, lesiones y muerte, las cuestionaron para pedirles su opinión sobre de ese puente su nueva construcción.

Por esta segura omisión, molesta entender, que este tema es el que menos interesa a las autoridades estatales de ambos países el llevar a cabo, a los mismos concesionarios ferrocarrileros, pero más cala, el hecho de que nadie, absolutamente ninguna autoridad, ni tan siquiera esos que se dicen representantes del pueblo, no hayan intervenido para parar, cuestionar esa decisión.

No es por demás recordar que la promesa de sacar las vías del tren que dividen prácticamente en dos a Nuevo Laredo, fue vislumbrada recién se otorgó la concesión a Kansas City Southern de México (KCSM); sin embargo, al paso de los años, fueron poco a poco dejando a un lado dicho compromiso, intercambiándola por lo más práctico y económico, la construcción de pasos vehiculares elevados.

Proyectos que con el correr de los años, efectivamente algunos fueron materializados en coordinación y a través de la obra pública municipal, pero éstos lejos de ser funcionales y bien planeados, sus resultados sí que dejaron insatisfechos a la mayoría de los pobladores, sobre todo a esos que aún viven a los lados de las vías del tren de esos sectores.

Entregando KCSM tan sólo con estas decisiones, con estas arbitrariedades un “triple castigo” a los residentes de Nuevo Laredo, al ver que ni cumplieron con sacar las vías del tren, ni construyeron puentes viales eficientes, siendo el “puntillazo” final para esta ciudad, la planeación y ya próxima construcción de su “flamante” puente ferroviario.

Es una lástima que Kansas City Southern de México (KCSM) en esta última década tan sólo se haya enfocado en mejorar su infraestructura ferroviaria en todos los aspectos, dejando a un lado, esa necesaria “armonía” para con sus vecinos como son al menos la población de Nuevo Laredo, justo por donde la concesionaria tiene ese derecho de vía.

Propiciando sobre estos colonos y con sus actos un abandono total, una clara muestra de desprecio, de indiferencia, remarcando con esto ese abuso de poder y demostración de supremacía, destapando esa complicidad con las autoridades en turno que lo permiten, que no lo juzgan, que no abogan por esta parte de la ciudadanía de ninguna forma.
Lamentable es por igual constatar que sus oficinas, sus edificios son ese reflejo añejo de años y años sin ese obligado mantenimiento, esa modernización más que necesaria, que conlleva a que sus empleados sufran, padezcan de dichas instalaciones ese mal trato.

Se evidencia esto, como una muestra de que KCSM de ninguna forma ha permitido dentro de sus proyectos, esa imagen modernista y vanguardista, ser esa excelsa fuente laboral para los mexicanos, contrastando y grandemente con las fuertes inversiones en cuestión de movilidad, seguridad y tecnología en sus equipos, vagones, máquinas de arrastre que constantemente presumen, publican.

No es por demás recalcar que precisamente en este mes de agosto KCSM llevó a cabo el cambio de su dirección general; sin embargo, por todo lo que se vio al menos en Nuevo Laredo, el estímulo económico, urbano, social y tecnológico, aún está lejos de ser vislumbrado por esta población.

Al ser en su mayoría testigos, que los cruceros entre vías ferroviarias y vehiculares o peatonales, carecen de ese mantenimiento constante, de esas obligadas medidas de seguridad para con la ciudadanía.

Asimismo, constatar que la basura y zacatales se acumulan sobre vías a lo largo de sus tendidos de rieles en áreas urbanas, confirmar por igual, que la actitud de sus empleados o gente a cargo de su seguridad, lejos están de ser ese reflejo modernista que por siempre han presumido ser.

Debe quedar claro que, para la autoridad municipal, para beneficiar y defender a su pueblo lo imposible no debe de existir así sea cualquier ente gubernamental nacional o extranjera, incluso concesionaria de gran poder económico.

De ser así, de contar con estas actitudes, en estos momentos ya deberían estar reconsiderando el haber sido partícipe o aceptado que se construyera dicho puente ferroviario, optar así por hacer una inmediata consulta pública y retractarse.

Que ese arrepentimiento sirva para alertar a la población de que, a causa de dicho puente proyectado, jamás se va a realizar ese deseado reacomodo de vías, que las cosas ahí frente a esos domicilios, en esas colonias la vida familiar va a seguir exactamente igual.

Kansas City Southern de México (KCSM) ya está en estos momentos bajo una nueva dirección, ojalá que este cambio sirva para traer a dicha empresa esa nueva actitud, esa nueva visión, ese nuevo entendimiento entre y con las autoridades locales competentes.

Así ver que el crecimiento de su empresa ahora sí va de la mano, que proporciona a su paso por este pueblo esas necesarias armonías, justas y acordes con la modernidad de sus puentes y vías.

Más opiniones de
Miguel Rodríguez Sosa