El Mañana

sábado, 07 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Previsorios

1 junio, 2019

Hemos repasado antes cómo los neolaredenses y los mexicanos en general no siempre somos previsorios, pero tratándose de cerveza, ayer miles de ciudadanos se anticiparon a la ley seca comprando su respectiva dotación suficiente para “sobrevivir” el fin de semana, incluso si se llega a celebrar una fiesta de emergencia, pues la mayoría compró mucho más de lo que consumiría en un sábado y domingo cualquiera.

Dicen que el tiempo es relativo y mientras que parece que llegamos a mitad de año muy rápidamente, los 45 días de campaña sí transcurrieron despacio para quienes están involucrados.

Mañana es el día decisivo, estos últimos tres días han mantenido a todos en suspenso, pues la siguiente conformación del Congreso podría ser incómoda para el gober, luego de que en lo que va de su administración se la haya llevado tranquilamente sin cuestionamientos de sus acciones y con todas las aprobaciones que requiera para hacer y deshacer con los recursos de los tamaulipecos.

Por esta razón el gober y su estructura están más preocupados que nadie de esta elección, para el ciudadano promedio esta contienda no despierta mucho interés, pues la mayoría no siente esa proximidad con los diputados, por un lado debido a los antecedentes que hay de que se les ve cuando piden el voto y después desaparecen, pero sobre todo porque no se había educado al ciudadano sobre el verdadero papel del diputado local, pues en campaña la gente les pide arreglar lámparas, pavimentar calles y otras cosas que no son de su competencia.

Al final es necesario comprender que en verdad tienen un papel preponderante los diputados locales y que es necesario tener un Congreso que cuestione al Gobernador y que legisle en favor del ciudadano.

De muy mala calidad están pintando las líneas divisorias de carriles en la ciudad, pues aunque se supone que deberían ser de pintura resistente o termoplástica, si usted le rasca levemente con la uña, se desprende, imagínese qué tanto resistirá a los climas extremosos de la ciudad y el constante paso del tráfico pesado.

Esta es sólo una pequeña muestra de la mala calidad de las obras en la ciudad, pues no se trata de un caso aislado, sino de una constante en el estilo de hacer las cosas en la ciudad, pues si así está la pintura, ¿cómo estarán las calles, banquetas y toda la infraestructura urbana? La respuesta a eso ya lo sabemos, lo experimentamos y sufrimos todos los días.

Circular por las calles de Nuevo Laredo implica extremar precauciones pues realmente no puede uno confiar en la calidad de la mayoría de las vías.