El Mañana

lunes, 19 de agosto de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

¿Pueblo o alcalde mentiroso?

21 julio, 2019

Deja tú el pavor, terror, horror o pánico de nuestra gente por la inseguridad pública galopante, eso pasa a segundo término (¿qué estás diciendo desgraciado insensato?), los servicios públicos y el grado de confort que tenemos, el mobiliario urbano, la calidad de vida que nos procura el ayuntamiento, eso es lo que nos está acabando de enfermar a todos.

¿Qué calificación le ponemos a “esto” a este bodrio que nos allega este cabildo a los ciudadanos? ¡Y con casi 3 mil 500 millones de pesos anuales para 2017, 2018 y 2019, o sea, más de 10 mil millones de pesos en aproximadamente dos años, nueve meses y 21 días!

El servicio de agua potable, de drenaje, alcantarillado, bacheo, banquetas, cordones, recolección de basura, transporte urbano de paga, alumbrado público, la electricidad, la defensa hacia el ciudadano ante el abuso de las empresas privadas o públicas como gas, teléfono, cable, internet, la gubernamental CFE y ni se diga de la propia paramunicipal Comapa.

Nuevo Laredo está por los suelos, pero este hombre dice que está “Cada Día Mejor”, sí, ¡él!

¿Quién miente, el pueblo o su presidente municipal, el ciudadano o su alcalde? Ya vimos que en la Encuesta Nacional sobre Seguridad Pública publicada por el Inegi, datos obtenidos apenas este pasado mes de junio -así que ni para dónde se haga el tipo de marras-, casi 8 de cada 10 (78.9 por ciento) de la gente de esta ciudad, decimos que el bacheo está llevando al cadalso al hombre éste, que la ciudad está destruida y que esas no son calles, sino potreros o más bien chiqueros, incluso lagunas de aguas residuales, con todo y patos viviendo ahí, lagos de putrefacción que atraviesan las arterias de banqueta a banqueta, rúas anegadas, difíciles de pasar, sea en coche (ahí les encargamos la suspensión, varillaje, rines y llantas) o a pie (apenas en chanclas con los pies embolsados, sin calcetines, pantalón arremangado y zapatos en la mano).

TRES LO QUIEREN, SIETE NO

El estudio nacional sobre Nuevo Laredo, ese que no es pagado por el ayuntamiento para lucimiento de nadie, ni para ser considerado “El Mejor Alcalde del Mundo”, dice que apenas 3 de cada 10 nuevolaredenses, consideran apto al gobierno local, para resolver los problemas citadinos.

Para ser justos o exactos, son 34.8 por ciento (ni siquiera llega a tres coterráneos y la mitad de otro) los que avalan a este señor y su trabajo.

Lógico que no le han de haber preguntado a los vecinos de Toboganes, Bonitos Toboganes, Los Olivos 1 y 2, las cinco Voluntad y Trabajo, los ocho fraccionamientos América, ni Valles de Anáhuac, Lomas del Río, La Fe, Villas de Oradel, El Campanario, El Nogal y Colorines, entre muchos otros sectores, pues está nada más de ver en YouTube, la gran cantidad de videos de las colonias con más baches en la ciudad.

Y el Inegi se nota que tampoco consultó a los vecinos de la residencial de clase más alta en la ciudad, como es la colonia Madero, sobre resolver problemas de la ciudad, con ese socavón que lleva 10 meses en la calle Anáhuac, el cual está igual como desde el primer día, o sea, como el 9 de septiembre pasado.

Y pensar que “estrellita marinera” nos quiso vender la idea (más bien la pagamos y muy cara, con dinero del pueblo) de que estaba en el mentirosísimo quinto lugar nacional como de los mejores munícipes.

Y ahora la última alta calificación que compró, se la dieron un poco más cara, aunque lo dejaron menos posicionado, “sólo le alcanzó” para la no menos engañosa posición número 20 (alguien le ha de haber dicho que se bañó adquiriendo la quinta plaza, que mejor le bajara dos rayitas a su ego y por eso ahora la dejó en los dos dígitos, dizque para tratar de que no se viera tan grosero el timo).

SOBRE AVISO NO HAY ENGAÑO

Pero en fin, el pueblo ya lo calificó, aquí no valen para nada esos premios mercenarios, de los que se venden al mejor postor, algo así como los Aguiluchos Ce y Pe, que todo mundo compraba para decirse que es el mejor en su tipo: “el mejor doctor”, “el mejor contador”, “el mejor amante”, “el mejor meón”, “el mejor fariseo” el mejor comercio”, “el mejor changarro en su tipo” y cosas así.

¿Ustedes creen que entre los 2 mil 458 municipios en el país, este tipo de Nuevo Laredo sea el quinto o el veinteavo mejor alcalde de la república? Nosotros tampoco, si acaso y por el capital de esta ciudad y las condiciones en que estamos, el hombre está en la medianía, tirándole a mediocre, algo así como en la posición 1,000 a 1,500, nadando en la nadería, pues no se puede dejar de echarle un ojo a los números del presupuesto de egresos que aquí se maneja y la realidad de ciudad que tenemos.

Un alcalde bueno, un presidente municipal aprobado, se tiene que ver reflejado no sólo en las condiciones de su ciudad, sino en el sentir de su gente, en el apoyo de su pueblo.

LA PUERCA TORCIÓ EL RABO

Este tipo obtuvo 78 mil 119 votos, en el año 2016, y eso sólo porque fue apoyado por su padrino Carlos Enrique Canturosas Villarreal, quien había hecho un buen trabajo, para así garantizar la continuidad de un gobierno no priista y sí bien encaminado.

Pero la puerca torció el rabo y esta administración municipal se vino abajo. Tan así que en julio de 2018, para reelegirse, el pueblo le dio únicamente 47 mil 758 votos, entre más de 300 mil electores, es decir, se le esfumaron más de 30 mil votos de la raza, el pueblo ya no lo tragó, no creyó en él, ni comprando sufragios pudo quedar bien parado para la historia.

Y estamos hablando de un padrón electoral oficial de ¡más! de 300 mil votantes, debidamente registrados, ni la sexta parte de nuestra gente quiso que se eligiera, ganó por los votos mercados a la gente pobre y a los vivales.

El pueblo desdeñó la votación y lo ninguneó a él.

¿Cada día mejor Nuevo Laredo? ¿Será? ¿Cuándo vamos a despertar y hacer algo?

Feliz domingo, con agua o sin agua, como cada semana.