El Mañana

domingo, 15 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Puentes sagrados

9 agosto, 2019

Para los ciudadanos de ambos Laredos los puentes son sagrados, por lo tanto es relativamente sencillo ganarse el desdén de los locales, simplemente haciendo alguna protesta en los cruces.

Una realidad es que si bien los neolaredenses pueden apoyar a ciertas causas, cuando se cierra alguno de los puentes, todo apoyo por más fundamentado que pueda estar, se termina.

Ayer el repudio de los neolaredenses a la protesta quedó de manifiesto en redes sociales, donde prácticamente nadie defendió que tradujeran su causa en un cierre del puente.

Algo que llamó la atención es cómo en ocasiones anteriores la Policía Federal rápidamente actuaba colocando elementos antimotines y diversas maniobras para evitar el cierre de vías como este caso -que implican un delito federal-, pues en esta ocasión sólo hicieron acto de presencia, pero no alguna acción más contundente.

Esto obviamente en el marco de que la Policía Federal a nivel nacional hiciera sus propias manifestaciones, tampoco apoyadas del todo por el ciudadano común.

Setasa pasó la facturita por 10 millones 205 mil pesos correspondiente a julio por recopilar 13 mil toneladas de desechos; ¿cree usted que ese monto es adecuado por el servicio que ofrecen?

Nuevo Laredo es una ciudad que genera muchos desechos, para la densidad poblacional que tenemos; enero suele ser el más caro porque todo mundo se deshace de adornos y residuos de los regalos navideños, y febrero el más barato, porque son menos días de servicio.

Comapa -como es usual- le echa la culpa a todos menos a ellos mismos, en la última falla se la atribuyeron a la CFE y aunque pudiera haber fallado el suministro de luz, ¿no deberían tener su propia planta de luz o generador para emergencias?

Ahora la CFE también se ha estado ganando un poco el desdén de algunos ciudadanos que se ven afectados por los apagones.

Aquí hay que considerar varias cosas, por un lado, tal vez la CFE no se ha preparado con la infraestructura para abastecer el crecimiento desmedido de la ciudad, aunque también está el hecho de que muchas personas no consideran las implicaciones de simplemente aumentar el consumo drásticamente sin tener las preparaciones adecuadas en su domicilio y notificar a la paraestatal del cambio.

Lo anterior por la razón de que la CFE tiene conocimiento de una cierta capacidad en el domicilio, si ésta cambia, las instalaciones de la cuadra pueden no estar preparadas para ello; ahora imagine este escenario replicándose miles de veces, evidentemente esto deriva en sobrecargas eléctricas.

Cada quien al llegar a su casa no le va a importar si el vecino también está prendiendo el aire.

Río Revuelto Los Redactores

Fervor