El Mañana

jueves, 21 de noviembre de 2019

Adolfo Mondragón
Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Qué difícil es…

14 septiembre, 2019

Qué difícil es entender tantas cosas cuando no tienes referentes que te apoyen, cuando careces de antecedentes, cuando tu vida ha sido diferente. Mucha gente está inconforme porque el Presidente está entregando apoyos a familias pobres, a niños marginados, a discapacitados de todas las edades (que la mayoría son extremadamente pobres). Quisiera que vieran las caras de felicidad de toda esa gente cuando reciben estos apoyos, que si bien no les van a resolver todas sus carencias, al menos van a mitigar en algo su hambre y sus necesidades. He visto largas filas de personas con serias discapacidades para registrarse y recibir su apoyo, esto les permitirá ya no ser una carga tan onerosa (aunque lo seguirán siendo, pero menos onerosa) a sus familias.

En los ojos de todas esas personas brilla la luz de la esperanza, por fin, alguien volteó a verlos y dejaron de ser invisibles, por fin los apoyos les van a llegar en forma directa sin intermediarios, los que muchas veces se quedaban con la mayor parte, al fin, podrán disponer de un centavo extra en sus afligidas vidas. Lo grave es que toda esa gente, tampoco entiende ni acepta el otorgamiento de las becas Benito Juárez a todos los estudiantes de preparatoria, creen que es tirar el dinero que no es de él. Sin embargo, él ha dicho enfático, “prefiero becarios y no sicarios” y ahí está el meollo del asunto. Miles de jóvenes se veían obligados a dejar la prepa por pobreza y esto los orillaba a buscar ingresos de otra manera, engrosando las filas de la delincuencia. No eran malos, les faltaban oportunidades.

Yo les puedo asegurar que nunca un joven hubiera escogido el retorcido camino de la delincuencia que no tiene más que dos salidas: cárcel o muerte, ambas en corto plazo. Esto sólo lo entendemos quienes hemos tenido contacto permanente con los jóvenes y niños de las colonias más marginadas, crecen en un ambiente totalmente negativo, ¿cómo les podemos pedir o exigir buena actitud cuando les ha sido negado todo? Ahora todas esas familias condenadas a la miseria, podrán tener acceso a una vida un poco mejor, ya podrán tener mejores opciones de vida. Igual está pasando en el campo, ese abandonado que sólo expulsaba a su gente, engrosando los cinturones de miseria de las grandes urbes.

Yo sí entiendo que no entienden porque no tiene con qué, cuando la vida te ha sonreído y viviste una infancia feliz, sin lujos tal vez, pero sin necesidades, con padres educados que te educaron también, en un medio donde todos eran iguales y del mismo nivel. “Infancia es destino” y la niñez te marca para siempre, para bien o para mal. Sin embargo, no hay nada que te impida reflexionar sin prejuicios, sin ese viejo estigma de que no estudia el que no quiere y el que quiere puede, querer es poder, etc. Ojalá fuera tan simple, aunque se dan casos extraordinarios, no son la constante ni lo más lógico. Es como cuando en el seno de una buena familia, les sale un hijo malandrín.

Es muy difícil entender y los resultados no se van a ver en el corto tiempo, deberán pasar algunos años para que la nueva cultura del mexicano se empiece a notar. Hay que vencer muchas inercias y luchar contra muchos molinos de viento, no se puede cambiar todo un país y su mentalidad en tan poco tiempo. Así como nos acostumbramos a ver la corrupción como algo normal en los políticos “todos roban” y a decir “está bien que roben, pero que hagan algo” y nos resignábamos a que eso era lo normal; cuando veíamos salir enriquecidos a los que habían entrado con una mano atrás y otra adelante, los seguíamos saludando como si hubieran hecho una gracia, cuando deberíamos de negarles hasta el saludo por corruptos.

No va a ser fácil, pero estoy seguro y tengo fe, en que poco a poco iremos cambiando nuestra mentalidad y surgirá la nueva cultura del mexicano, cultura de honestidad y congruencia, de trabajo y de esfuerzo, pero sobre todo una cultura solidaria en la que a todos los veamos como nuestros iguales.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, ahí se la dejo de tarea. Le deseo un feliz fin de semana en familia.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Obligado: Evo

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

La J.F.M.M.