El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Ana Cristina Martínez
Pasos de éxito Ana Cristina Martínez

Queremos hijos triunfadores

28 octubre, 2019

Los padres somos una pieza clave en la educación de nuestros
hijos. Nos convertimos en la guía de nuestros hijos y a veces los tomamos de la
mano para guiarlos en sus pasos de éxito. En este caminar por la vida vemos
muchos casos diferentes, incluyendo el de jovencitos que caminan solitos sin
nadie a quién tomarle la mano. Las situaciones presentes de estos jovencitos no
deben determinar su futuro; sin embargo, sí pueden afectar el éxito o el
fracaso de uno.

Existen muchos padres de familia que apoyan a sus hijos
incondicionalmente, les aplauden en sus partidos, les llevan a la escuela, les
brindan un abrazo, una palabra de aliento y un te amo. Por otro lado, también
tenemos a los que caminan a la escuela solitos, duermen con hambre, son
maltratados, no tienen el apoyo de absolutamente nadie. Lo anterior es un
ejemplo de la realidad de muchos estudiantes que no cubren lo básico de la
teoría de necesidades de Maslow.

Existen personas que a pesar de todas las adversidades que
la vida les atraviesa salen adelante, como por ejemplo Cristiano Ronaldo, el
famoso jugador de soccer. Nació en un entorno precario, con muchas carencias,
con un padre alcohólico que murió muy joven dejando a la familia desprotegida.
En su caso, este jovencito tuvo que tomar una decisión, triunfar o ser
derrotado.

Hoy podemos ver que él tomó la decisión de triunfar con
mucha preparación, dedicación, entrenamiento, sacrificio y pasión. Él es uno de
los jugadores mejor pagados en el mundo, lo cual comparte con fundaciones y
personas que lo necesitan para salir adelante. Su pasión la lleva fuera de la
cancha para ser un digno representante del amor y compasión hacia el prójimo.
Él tomó la decisión de triunfar en la vida.

Al igual que Cristiano Ronaldo existen otras personas que
logran romper con las cadenas de su entorno para escapar de la miseria y
triunfar; tal es el caso de Oprah Winfrey, quien vivió rodeada de carencias
hasta que cumplió 14 años y se muda con su padre a Nashville, Tennessee, para
después terminar sus estudios, crecer en los medios de comunicación y
convertirse en la primera mujer de color en poseer un estudio de producción.

La determinación de triunfar es imperativa en un guerrero o
un campeón como dice Winfrey: “Dar lo mejor de ti en este momento te pondrá en
el mejor lugar en el futuro”. La fuerza de luchar y construir su propio futuro
es la base para edificar una carrera llena de éxitos. En realidad, la presencia
de los padres brinda muchísima confianza a un niño o joven, pero como podemos
ver, no es determinante. La autodisciplina, la perseverancia, la confianza en
sí mismos, el saber que sí se puede, el intentarlo y lograrlo, es lo más
importante para forjar una persona de éxito.

Por lo tanto, los jóvenes deciden tener éxito o fracasar
independientemente de su entorno. Pues, se sabe que el tomar la decisión de
derrotado no implica ninguna determinación, solamente te dejas llevar por la
corriente del fracaso y ya. El triunfar es todo lo contrario, es tomar la
decisión de caminar contra la corriente, subir escaleras de éxitos y sacrificar
todo por llegar a la meta. Entonces ¿por qué existen tantos jóvenes con todo en
sus manos para triunfar y deciden mejor no hacerlo? ¿Por qué no van a la
universidad, no quieren estudiar, no quieren obedecer, no se aman, no buscan lo
mejor para ellos?

Existen un sinfín de respuestas que podemos mencionar, pero
en el caso específico de jóvenes criados por ambos padres, se aprecia hoy en
día la falta de poder y son débiles y sin autoridad.

El libro “El arte de la guerra” de Sun Tzu, menciona que
“cuando el general es débil y sin autoridad, cuando sus órdenes no son claras y
nítidas, cuando no hay deberes fijos asignados a los oficiales y los hombres, y
los rangos están determinados de manera azarosa, el resultado es el desorden
total”.

El reflejo de esta situación se ve en los núcleos
familiares, en las escuelas, y hasta en los trabajos. Es de suma importancia
que los padres tomen el mando, sean los generales y sean claros con sus reglas
y su disciplina. El doctor Jesús Amaya en una de sus conferencias que impartió
en Texas A&M International University, mencionó que “los jóvenes no quieren
estudiar carreras que impliquen disciplina y esfuerzo porque le tienen miedo al
fracaso”.

El hecho de que los tomemos de la mano no significa que les
hagamos todo el trabajo, es importante que aprendan a luchar, a perseverar, a
tener hambre de conseguir lo que quieren, a que hagan mucho con poco dinero, a
soñar en grande sus propios sueños, a alimentar su mente, su cuerpo, su
espíritu, a equivocarse y volverse a levantar.

El éxito o el fracaso son dos caminos; sin embargo, de
repente se conectan para aprender una lección y continuar por el camino del
éxito hasta llegar a la meta final que es ser ciudadanos educados,
comprometidos y altamente productivos. Los padres somos una pieza muy
importante en la educación de nuestros hijos cuando somos asertivos y hacemos
lo que decimos y decimos lo que hacemos.

Les recuerdo el nuevo horario del programa de radio “Pasos
de Éxito” por ILIKE 107.3FM los sábados de 10:00 a 11:00 de la mañana. También,
visiten nuestra página www.pasosdeexito.com e intégrense al grupo de Pasos de
Éxito en Facebook e Instagram. Que tengan una semana llena de éxito y sueños
cumplidos.