El Mañana

lunes, 16 de septiembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Rapiña cervecera

11 junio, 2019

Se accidentó un camión de cerveza y quedaron esparcidos sobre el Anillo Periférico, más de 3 mil 600 cervezas -120 paquetes de 24 cervezas-, rápidamente se presentó la rapiña. Mientras, los tripulantes del camioncito seguían tirados a un lado del camino.

Es interesante el contraste que se ve en la escena, pues fue captado en video por automovilistas y choferes de camiones, cuando de un lado estaban varias personas echando en bolsas las cervezas, mientras del otro estaban dos personas retorciéndose del dolor tendidos en el pasto a la espera de que llegara la ambulancia.

Esta escena fue muy criticada en redes sociales, pues la mayoría condenó que unos fueran a tomar una mercancía que no era suya, mientras a un lado estaban convalecientes los afectados.

Cada vez que ocurre algo así se inicia un debate sobre la rapiña, pues muchos argumentan que el hecho de que una mercancía quede en la vía pública como resultado de un accidente vial, no lo hace disponible al público en general de forma gratuita, pues legal y moralmente se trata de un robo; lamentablemente muchos ciudadanos no lo ven así, sino como algo gratuito que debe aprovecharse.

El referente clásico de esta situación fue cuando un tráiler cargado con aguacates cayó también de un paso elevado del Anillo Periférico, pues aquella vez fueron muchas las toneladas de aguacate, lo que atrajo a una multitud de vecinos del sector que llegaron preparados con bolsas y cajas para llevar cuanta mercancía pudieran, pues sin importar si les gustaba el aguacate y si lo podían aprovechar o no, “el chiste” es agarrar lo que creen que es gratis.

La rapiña es un feo rostro de la sociedad, desde hace casi 10 años, a ese punto se le conoce como “el puente de los aguacates” y nos recuerda aquella ocasión en que hubo un robo masivo de la mercancía que quedó tirada, no fue la primera, ni la última, especialmente cuando en esa clase de incidentes se corre la voz con mucha rapidez.

Pues arrestaron a 10 varones por solicitar prostitución, resulta que fueron a la San Bernardo dispuestos a contratar servicios sexuales cuando resultó que las personas con quienes estaban tratando eran policías encubiertas y terminaron tras las rejas y sus fotografías fueron difundidas por el Departamento de Policía.

Para varios de ellos, el arresto era el menor de los problemas, pues en casa ya los estaban esperando con el garrote y hasta a la suegra le llegó el chisme.

Esto en ocasiones anteriores ha derivado en que duerman en el sillón varios días y en el peor de los casos hasta llega a ser motivo de divorcio, esto sin contar que en sus trabajos y círculos familiares y de amistades ya quedaron marcados.

Río Revuelto Los Redactores

Raúl