El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Sopa del Día
Opinión Sopa del Día

Ratas en el Issste

24 junio, 2019

Los colibríes y las ratas son dos especies de animales que causan una reacción totalmente opuesta en los seres humanos.
Mientras que el roedor de cola larga provoca repulsión, el pequeño ser alado nos alegra la vista como un prodigio de velocidad, mientras flota en el aire besando las flores.
Es natural, donde hay ratones, hay suciedad, hay falta de limpieza, contaminación. Se le asocia con lugares oscuros, con túneles repugnantes, aprovechándose del desorden para infestar los espacios. Son una plaga que si no se les controla, hasta a la cocina se meten.
Por el contrario, a los colibríes se le ve en los jardines, en zonas naturales y donde brilla el Sol, en donde crecen los frutos y brotan las flores.
Lamentablemente, en México, durante muchos años se propiciaron los espacios que favorecieron a las ratas. A México lo ensuciaron, lo descuidaron, lo saquearon. Hubo gente que se aprovechó de sus puestos para robar lo que al pueblo le pertenece. En la suciedad, en las zonas oscuras, en el desorden, crece la impunidad y la inmundicia. El reino de las ratas se convierte en lo más común, aparecen por todos lados, se multiplican y nos hacen creer que así es como debemos vivir.
Este fin de semana, con imágenes se mostró que ratas -los animales deveras- pasean por el hospital del ISSSTE de Nuevo Laredo. Caminan por las camas de los pacientes, por los pasillos abandonados, por los botiquines vacíos, por los muebles viejos inservibles, por los colchones desgastados y los consultorios sin medicamentos.
Nos dejaron al Issste de Nuevo Laredo -y de todo el país- lleno de ratas, porque se robaron el dinero del pueblo. ¿A quién culpar? A los que ya se fueron? ¿Al ex presidente? ¿A los ex funcionarios de Hacienda? ¿Quién va a pagar por ese terrible desfalco cometido contra los trabajadores? Pusieron en riesgo lo más sagrado para una persona, como lo es la salud.
A Nuevo Laredo le faltan los jardines, los árboles frutales, la esperanza de que algún día regresen los colibríes. ¿Dónde están esos buenos jardineros que sacarán la suciedad, limpiarán este hermoso pueblo y plantarán esperanza y prosperidad?
¿Usted qué opina?