El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Rebecca

16 febrero, 2019

La pequeña Rebecca estaría celebrando 3 años de vida este domingo, pero su futuro se vio abruptamente terminado de una forma por demás triste y siniestra.

En la comunidad este crimen ha provocado sentimientos encontrados, por un lado la profunda tristeza de que una pequeña niña haya sido metida en ácido, particularmente los padres de familia se han visto invadidos por un dolor el sólo pensar ese concepto; mientras que estas mismas personas experimentan un gran enojo a quienes fueron capaces de tal atrocidad.

Mónica Domínguez -su madre- perdió la custodia de Rebeca y sus 4 hermanitos, pero al final fue lo mismo, porque se la otorgaron al padre, Gerardo Zavala, quien vivía con ella; hoy ambos se encuentran tras las rejas y difícilmente existe defensa legal que pueda librarlos de las consecuencias penales que les aguardan.

Aún no se esclarece la causa real de la muerte, aunque no se descarta que haya sido producto de golpes; pues incluso Mónica tiene en sus antecedentes siete cargos de violencia contra menores, así como otros procesos por posesión de droga, crimen organizado, robo de autos, agresión con arma mortal, etc., etc., etc., pues en total son 28 casos acumulados en su historial; 18 de los cuales terminaron en arresto; fueron tantas las señales que tuvo la autoridad con respecto a su perfil como para prevenir que tan horrendo crimen ocurriera.

Querer deshacerse de un cuerpo disolviéndolo es algo frívolo que usualmente se asocia a las prácticas de los grupos criminales mexicanos en contra de sus rivales o víctimas en general, pero en contra de una pequeña niña de casi 3 años es realmente mucho más horroroso.

El fenómeno migrante ha escalado en los últimos días en la ciudad, pues aunque comparado con otras ciudades como Tijuana o Piedras Negras, donde llegó un contingente de miles de refugiados en Caravana, en Nuevo Laredo no han llegado grupos tan numerosos, pero poco a poco se han ido acumulando en la localidad personas procedentes de lugares tan diversos y distantes.

Para prueba de la problemática podemos tomar como ejemplo la Casa Migrante AMAR, cuya capacidad -como todos los albergues en la ciudad- era para 100 personas, pero hoy supera las 250 personas de manera simultánea; algo que no había ocurrido hasta hace poco.

Esto ocurre por varias razones, una de ellas es que evidentemente sí ha llegado un flujo extraordinario de migrantes a la localidad, pero también se debe al estancamiento en los trámites de asilo político, pues ahora que han perdido fluidez, cada persona debe esperar el progreso de su caso en Nuevo Laredo; y cada una de esas personas implica necesidades diversas que deben subsanarse de alguna manera.