El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

30 julio, 2020

Récord de muertes y casos en los Laredos



La cantidad de muertes tanto por Covid-19 como por otros padecimientos, se ha tornado un tanto alarmante en la ciudad, al menos por coronavirus; ayer se registró un récord de defunciones por coronavirus en Nuevo Laredo, 14 en la última jornada, mientras que Laredo registró el martes también una nueva marca de contagios que fue superada el miércoles.

En un principio y bajo la incertidumbre y/o incredulidad que prevalece en la sociedad con respecto a la existencia del coronavirus o la veracidad de las cifras que revelan las autoridades, debemos destacar que entre las estadísticas de las defunciones, los males cardiacos, diabetes, hipertensión y otros padecimientos usuales en la población mexicana, siguen figurando por encima de Sars Cov-2  como causas de muerte.

El problema de la extraordinaria cantidad de muertes se atribuye de manera indirecta al Covid-19 por algunos médicos, como parte de un fenómeno social que le plantearemos a continuación.

Por un lado la saturación y conversión de hospitales como el General y el de Zona No. 11 del IMSS a prácticamente sólo casos de coronavirus, aunado al temor que prevalece de contagiarse en uno de los nosocomios, ha hecho que todas aquellas personas que en cualquier otra ocasión hubieran acudido a un hospital para ser estabilizados o medicados por alguna dolencia, ahora “se aguantan” en casa, derivando en ocasiones en alguna complicación que los lleva a la muerte.

De esto último nos revelan algunos médicos que es una de las posibilidades que contemplan como causa de la extraordinaria cantidad de defunciones en la ciudad, pero que a su vez se combina con un “descuido” generalizado de la salud de muchas personas que ya tenían alguna condición delicada, particularmente los diabéticos e hipertensos, ya sea porque han descuidado y/o perdido el seguimiento de sus tratamientos y monitoreo constante.

A muchos nos ha pasado que en esta temporada de pandemia, el quedarse en casa por “home office” y otras situaciones de esa índole, ha sido un equivalente de comer más -por ansiedad principalmente- y de hacer menos ejercicio, comenzando por el hecho de que no está del todo permitido ir a correr en los parques y plazas usuales.

Entre ayer y el martes fallecieron dos personas en la vía pública, una de ellas en el auto mientras era llevada a recibir atención a la Estación de Bomberos número 3 al poniente de la ciudad, y el miércoles otra persona que iba con sus familiares a una farmacia con consultorio, desvaneciéndose en la banqueta a unos metros del negocio, para no despertar más.

A pesar de que hemos tenido nuestras diferencias con el alcalde Enrique Rivas -mayormente porque le hemos hecho diversos señalamientos y que sin duda los seguiremos haciendo cuando sea necesario-, siempre es lamentable el fallecimiento de un ser querido, en este caso su padre, Don Enrique Rivas Ornelas, quien pasó a mejor vida la noche del martes 28 de julio del año en curso.

En ese sentido, las condolencias y el respeto a su duelo, así como la pronta resignación a su familia.

Más opiniones de
Los Redactores

23 septiembre, 2020

Estado: mudo, sordo y ciego

22 septiembre, 2020

Se fue el Dr. Eloy Roche

21 septiembre, 2020

Elefante blanco en camino

19 septiembre, 2020

Abren parques sin medidas

18 septiembre, 2020

Ahora hasta el 21 de octubre

17 septiembre, 2020

¿Reabrir todo?