El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Responsable

6 agosto, 2019

El carnicero estaba en la trastienda de la carnicería mientras su esposa atendía en el mostrador. Llegó un cliente que vivía cerca, sordomudo, y se puso dos dedos en la frente a manera de cuernos. La señora fue con el carnicero. Le preguntó éste: “¿Quiere carne de res?”. “No”, contestó la mujer. “Creo que pregunta por ti”… Un individuo le pidió al padre Arsilio que lo bautizara, pues sus padres no lo habían hecho cuando él era niño. Llegada la hora de la impartición del sacramento el buen sacerdote le preguntó al tipo: “¿Renuncias a las pompas y vanidades del mundo?”. “A las vanidades sí, padre”, respondió el sujeto. “A las pompas no sé si pueda renunciar”… Se llamaba Nono y era un hombre muy negativo. Si alguien decía que sí, él automáticamente decía que no; si alguien afirmaba que esto era blanco, él sostenía al punto que era negro. Un cierto amigo suyo, cansado de las continuas impugnaciones del tal Nono, lo amenazó de muerte. Le dijo: “Si vuelves a contradecirme una vez más, te mataré como a un perro”. No tardó Nono en incurrir nuevamente en negativa. Fiel a lo dicho el hombre sacó un revólver y ¡bang, bang, bang, bang, bang, bang!, le disparó a Nono los seis tiros del arma. (Un momentito, por favor, voy a verificar. ¡Bang, bang, bang, bang, bang, bang! Sí, son seis). Cayó al suelo el pobre Nono herido de muerte. Con el último aliento de la vida dirigió una mirada de reproche a su victimario y luego le hizo: “¡Miau!”… Si Trump tuviera un poco de conciencia sentiría algo de culpa por la masacre ocurrida en El Paso, Texas. La criminal acción del asesino coincide con el permanente discurso antimexicano del nefasto Presidente, con su actitud xenófoba y racista. Sé de numerosos casos de personas de origen hispánico, sobre todo de México, que han sufrido agresiones verbales, y aun físicas, en el transporte público, en centros comerciales, en las calles de ciudades de Estados Unidos. Trump ha atizado los sentimientos de racismo latentes en una parte de la sociedad de su país. Por eso, aunque parezca extremado decirlo, es en alguna forma propiciador de este crimen que privó de la vida a tantas personas inocentes. Suele suceder que un hecho así sea seguido por otro u otros de la misma especie. Si el Presidente norteamericano insiste en usar expresiones discriminatorias no deberá sorprender que se repitan sucesos como éste que Trump ha lamentado, pero del cual es en alguna forma responsable… Antes se le llamaba “el sancho”. Era el hombre que entraba cuando el marido salía. Ahora a ese tal se le conoce con el extraño nombre de “el pendiente”. Si a un casado su mujer le dice: “Avísame a qué horas vas a llegar hoy en la noche, para no estar con el pendiente”, entonces ya sabe a qué atenerse. Don Astasio llegó a su casa y encontró a su mujer en trance de fornicación con… el pendiente. Hecho una furia le dijo a la mujer: “¡Puta!”. “Ay, Astasio”, se quejó la señora. “¿Ya vas a empezar con tus indirectas?”… El conferencista declaró: “La luz del Sol nos llega a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo”. Babalucas le comentó, desdeñoso, a su vecino de asiento: “¡Qué chiste hace! ¡Viene de bajadita!”… El empleado del banco le contó a su nuevo compañero: “La secretaria del gerente se ha acostado con todos nosotros, menos con el cajero”. Preguntó el otro, extrañado: “¿Por qué con el cajero no?”. Explicó el empleado: “Porque es cajero automático”… La maestra de Español le pidió a Pepito: “Dime en qué tiempo está el verbo en la siguiente frase: ‘Esto no debió haber sucedido’”. Aventuró Pepito: “¿En preservativo imperfecto?”… FIN.