El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

25 mayo, 2020

RÍO REVUELTO



Históricamente, los Dos Laredos han compartido su población e incluso en tiempos de Covid-19 y sus respectivas restricciones de cruce a mexicanos con visa de turista, los residentes americanos han podido ir y venir de las dos ciudad sin ningún problema, lo que implica que no hay en realidad una contención y ese riesgo de contagio en ambos sentidos ha estado siempre latente.
Dicho lo anterior resulta muy difícil creer que Laredo tenga más de quinientos casos y Nuevo Laredo ande rondando los 130, si esta última ciudad tiene incluso un poco más de población que la primera. La clave definitivamente está en la cantidad de pruebas, pues Laredo lleva más de 5 mil y están por realizar aún más, mientras que en Nuevo Laredo apenas han hecho poco más de 600.
Hacer pruebas a todas las personas posibles es según los especialistas de la salud, la
clave para poder -detectar y- aislar a los contagiados, pues si solo se hace a quienes es evidente que son portadores del virus, se deja circular libremente a todos aquellos asintomáticos para que extiendan la cadena de contagios.
Las pruebas que se han hecho en Nuevo Laredo han sido básicamente sólo en los que a todas luces son portadores y aquellos que se sabe que tuvieron una convivencias cercana a ellos.
Recientemente el propio locutor Fernando Fernández dio a conocer que había sido
diagnosticado con Covid-19, sobre su posible contagio hay algunas conjeturas que no
han sido externadas por él, pero ha provocado algunas controversias al respecto.
Américo Villarreal por su parte, luego del deceso -atribuído al Covid-19- de su
asistente, tuvo que publicar un video en el que da a conocer que él no está infectado y que realiza sus actividades con sana distancia.
Aquí un tema importante es que el trato hacia alguien cambia considerablemente si se le vincula a algún contagio de Covid-19; en ocasiones esas personas viven una
discriminación similar a la que se tenía -y prevalece en ciertos casos- en los pacientes
con VIH/SIDA.
Para no perder la costumbre y seguir enrachados, se metieron a robar a la escuela
primaria “Carmen U. de Rendón”, llevando más de una docena de robos en un par de semanas. Todo comenzó cuando se envió a casa a los guardias de la tercera edad -que son una gran mayoría-, algo que entendemos que debía hacerse, pero en su lugar debió prepararse algún plan para no desproteger la infraestructura educativa.
Evidentemente confiar en que ‘reforzar’ los rondines de la Policía Estatal sería la
solución -aunque aparentemente nunca ocurrió-, definitivamente no iba a a ser la
solución contundente para proteger a las escuelas y su patrimonio que hoy siguen siendo saqueadas sin que alguien haga algo al respecto.

Más opiniones de
Los Redactores