El Mañana de Nuevo Laredo

Álvaro Morales

Sentir Cívico

Álvaro Morales

28 junio, 2020

Rivas y su obra perdidísima



Una gran carga de insensibilidad e incongruencia marcarán la administración de Enrique Rivas. Una administración para el olvido, en donde todo cuesta mucho y poco sirve para algo. 

Se aprobó, en la última junta de cabildo, un nuevo parque de beisbol, un centro de convenciones y un parque acuático. El primer monto a desembolsar, a crédito por un año, será de 3 millones de dólares, algo así como 66 millones de pesos, por 11 hectáreas que se donarán al Estado para después iniciar la obra. Están perdidísimos.

Una administración marcada por la falta de obra, por la insensibilidad, por la corrupción. Enrique Rivas surge con una nueva idea, bueno ni tan nueva, prácticamente la única que ha tenido en su administración, pues no es la primera vez que lo plantea, como un naciturus, no nace, sólo se quedan en ideas, de crear este complejo. Su gran obra, para embolsarse una buena cantidad de dinero. Esto mientras la ciudad presenta tantas necesidades.

Los baches son cada día más, de todos tamaños y en toda la ciudad. Los socavones continúan, como los de la calle Anáhuac que no dejan de surgir. Las obras y parques hechos en administraciones pasadas están en el olvido, con maleza, inseguridad, abandonados. 

Existen ya dos parques de beisbol en la ciudad, nada pequeños. Un solo equipo, los Tecos. Vaya que nos está saliendo caro el equipo. ¿Qué pasará cuando los Tecos se vayan? ¿Cuando pidan más millones para quedarse y no se les pueda pagar? ¿De qué nos servirán los estadios? ¿Volverán a ser bases de la Marina como alguna vez fue uno de ellos, o algo peor?

Tenemos el Centro Cultural, el Centro Cívico y el Polifórum para utilizar como centro de convenciones. Pero tal vez no se ha dado cuenta el alcalde que no vienen a hacer convenciones a Nuevo Laredo por otras razones como la inseguridad, falta de lugares turísticos, falta de infraestructura de esparcimiento, falta de promoción, entre otras cosas. Si no podemos, en primer lugar, atraer a los convencionistas… ¿para qué queremos más centros de convenciones? La gente no viene porque tienen miedo.

Hay un pequeño parque acuático, similar al que plantean, no más de un par de albercas, en el Parque Viveros, está en el olvido. Hay otro, en el Laguito, con una fuerte inversión, está en el olvido. Hay parquecitos por toda la ciudad con diversión acuática, están en el olvido. ¿De verdad se requiere otro parque acuático en donde la población difícilmente puede acceder? ¿Para qué? ¿Para el olvido?

Mejor, alcalde, díganos la verdad… ¿De cuánto es el negocio? ¿Así se despide en el año de Hidalgo? ¿Con eso seguirá ampliando la casa que no es su casa, comprando los relojes que no son sus relojes, injertándose el cabello que no es su cabello? ¿Cuánto de eso será para su siguiente campaña? ¿Cuánto para el Gobernador? Porque es un buen negocio, ¿no?

Afectará la Ruta del Jabalí, tan tradicional, en un capricho. Construirán algo innecesario alejado de la población. Sabiendo, como sabe, que la gente no va actualmente al Centro Cultural por la misma razón que no irán a su nuevo centro: no pueden.

Hay necesidades imperantes, temas de salud, economía, pavimentación, bacheo, alumbrado, socavones, vivienda, temas que realmente importan en las circunstancias en las que nos encontramos. No este negocio mal planteado del centro de convenciones. Proyecto que verdaderamente está perdidísimo, como usted dice, alejado de la real necesidad de la población. Se nota que tiene mucho tiempo sin visitar el poniente y el sur de la ciudad. Lugares en donde podría mejorar mucho la calidad de vida de las personas si invirtiera esos 66 millones en pavimentación y alumbrado, hasta le sobraría. 

Está perdidísimo, alcalde, y su proyecto, si es que nace, lo hace huérfano, como su administración: no tienen madre.

Más opiniones de
Álvaro Morales