El Mañana de Nuevo Laredo

Mauricio Belloc

Selva urbana

Mauricio Belloc

2 agosto, 2020

Rodará (una) Cabeza



“El señor Lozoya ya va a dar a conocer los nombres de todos los que recibieron dinero, de los legisladores, sobre todo de los que integran los partidos conservadores, eso es muy importante porque hay de dos tipos de políticos corruptos, el corrupto cínico y el corrupto hipócrita, así que ¡fuera máscaras!”.
“(Ya pronto será tiempo para) Saberse quiénes son esos que recibieron el dinero, entre otros, los que le dieron el gas de Pemex a Odebrecht”, insistió Andrés Manuel López Obrador, este viernes.
Lógico que no sólo el gas etano, sino además está toda la sarta de corruptelas cometidas en esa porqueriza de la cadenita Odebretch-Agro Nitrogenados- Fertinal-Reforma Energética.
¿Cuál ha sido la bandera del gobierno de este hombre de Tabasco? La Corrupción -permítasenos la mayúscula “C”-, el combate a la misma.
Así que este es no solo su momento clave y cumbre, sino su escenario perfecto para él.
Pero no se lo puede acabar de un solo sorbo, de un único golpe, así que el resto de este año, será más que suficiente para seguir esto que desde ya, es historia en México.
Y si la justicia no se vuelve rápida y expedita, entonces también el mes de enero del 2021 se incluye como parte de este terror para todos los cerdos tan trompudos que sin duda están embarrados y manchados en esa danza de los millones ¡de dólares!

PLEITO CASADO
Que el Presidente de la República haya dicho lo anterior en La Mañanera de este viernes 31 de julio, significa que trae bien clavado -y casado- el pleito con los legisladores panistas y priistas del pasado, hoy gobernadores, actuales dirigentes partidistas, ahora líderes y cabezas de grupos camarales.
Tal y como los nueve ejecutivos estatales que recién acaban de declarar la guerra al gobierno y al Presidente, tomando como chivo expiatorio u objeto de “tírenle al negro”, nada menos que al doctor Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y hoy día, principal personaje de la vida pública, del gobierno y de la política de Morena.
Ahí nada más para fastidiarle la vida a AMLO, eligieron muy bien usar al médico, de excusa -y de trapo para intentar limpiarse la mugre- para tratar de orillarle a sentarse con ellos a negociar.
A Hugo López-Gatell lo quieren tomar como moneda de cambio esos que se saben implicados en el caso Odebretch-Agro Nitrogenados-Fertinal-Reforma Energética.
Dicho con todas sus letras, entre otros, está Francisco Javier García Cabeza de Vaca, como uno de los bien metidos.
Y por supuesto que están que no los calienta ni el sol, buscan de qué chorro de agua hirviendo pescarse, asirse fuertemente para no caer al oscuro vacío del “fresco bote”.
De no ir a parar a la negra mazmorra en la que el pueblo mexicano ya los considera bien depositados a cada uno de ellos.

SEIS MESES DE TERROR
Emilio Lozoya Austin tendrá seis meses en libertad, para llevar a cabo su juicio, su defensa, así lo marcan los tiempos jurídicos o legales.
El que será medio año de zozobra para los otros, un semestre de estarse comiendo las uñas, las cutículas y hasta las falanges.
Y desde ya, el pueblo azteca y los propios implicados o sospechosos, saben que la cárcel es el capítulo final en que habrá de concluir todo esto.
Gente de Tamaulipas, desde ahora nos debe quedar claro que a su gobernador de la entidad, le espera el sitio en que hoy están los Duarte, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández.
Y que aunque no sea por lo que ha hecho en el terruño cuerudo, nos conformamos con que pague por algo, lo que sea y como sea, pero que tire tiempo en chirona.
Tamaulipas, como los estados de donde son y han ejercido los demás bandidos que sean señalados y castigados, tendrán su dejo de justicia.
México burlado y robado por estos bandidos, ya espera impaciente su venganza, aunque no sea de nuestro agrado esa palabra o término de venganza, pues nuestro noble pueblo no es ni de desquites, ni de revanchas.
Así que a México le vienen cosas muy difíciles, a nuestra nación ya de difíciles momentos por la pandemia Covid-19, ya de álgida situación económica, muy adversa, todavía le vienen luchas intestinas por parte de los pillos que tratan de defenderse a toda costa.
Nos quedamos con lo último de un Emilio Lozoya bien negociado, arreglado o protegido. “Manifiesto que denunciaré, señalaré a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos”, le dijo al juez.
Y es que la defensa del exdirector de Pemex dijo que solicitarán el “criterio de oportunidad”, para apoyar absolutamente y con el ánimo de plena colaboración, al Estado mexicano.
¡Agárrense papás! Feliz domingo.

Más opiniones de
Mauricio Belloc

5 agosto, 2020

La chica se nos bañó

4 agosto, 2020

Que done lo que se birló

3 agosto, 2020

Rubén y Roberto (qepd)

1 agosto, 2020

Es un tiburón anguila

31 julio, 2020

Viene AMLO

30 julio, 2020

Moches por Tamaulipas