El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

22 mayo, 2020

Se borró el maquillaje de la ciudad



Sólo hizo falta una lluvia para que se borrara el maquillaje de la ciudad. Brotaron los baches y socavones, pero por encima de todo, Nuevo Laredo se quedó sin agua y luz por toda una jornada.

Después de la tormenta no vino la calma, sino un calor que no se podía mitigar porque había fallado el servicio de electricidad prácticamente en todo Nuevo Laredo y como en Comapa no hay un generador de emergencia, las bombas de agua dejaron sin el vital líquido a toda la ciudad.

En realidad, Nuevo Laredo no está preparado para una gran contingencia, pues si bien los vientos y precipitaciones fueron destacados, prácticamente paralizaron la ciudad.

Algo tan sencillo como ir a la tienda de conveniencia a poner saldo o comprar agua se tornó imposible porque dependen del “sistema”.

Al final, la gente no pudo llevar a cabo su día en la nueva o más reciente “normalidad”, pues a la dinámica de las últimas semanas no se le puede definir como cotidiana, pero ayer ni a eso pudimos aspirar.

Económicamente la ciudad se paralizó también, pues además de las tiendas de conveniencia, toda clase de negocios requieren electricidad para operar o por lo menos para hacer el ambiente más tolerable con el aire acondicionado.

Las calles fueron un caos todo el día, solamente con detenernos unos minutos en algún crucero podíamos presenciar varios “frenones” de autos a punto de chocar con otros por el desorden vial derivado de la falta de los semáforos, que obviamente requieren de electricidad para funcionar.

Justamente acababa de llegar el último recibo de la luz para la gran mayoría en la que predominó un notable incremento en el cobro, algunos hasta cinco o 10 veces más que su pago anterior, por lo que los consumidores no estaban precisamente contentos con la CFE y luego ocurre esto, pues aunque los estragos de la tormenta podrían no ser su culpa, el ciudadano promedio le cargó la factura a la comisión.

Por otro lado, cada vez es más difícil desvincular las situaciones que han ocurrido de manera global durante lo que va de este 2020 que parece no acabarse ni deja de sorprendernos, tanto local como globalmente ha sido una cadena de sucesos que cualquier otro año uno solo de ellos hubiera sido histórico, pero ahora cada uno se vuelve una anécdota más.

Algunos han querido verlo como algo esotérico, otros más como una consecuencia de las acciones humanas, pero por ahora se ha convertido en un año que abarcará muchas páginas de los libros de historia y eso que aún no llegamos a la mitad.

Más opiniones de
Los Redactores