El Mañana

lunes, 17 de junio de 2019

Guadalupe Loaeza
Artículo Guadalupe Loaeza

Señora Consonante

3 mayo, 2019

Sabina Berman está obsesionada con el lenguaje y con el “yo”. Desde que era niña sentía que su lenguaje interior la rebasaba, era como si llevara un radio en la cabeza.

Si a esta sensación le agregamos la cantidad de “yos” que lleva a cuestas desde hace muchos años, el resultado es una creatividad enoooooorme que se refleja en todo lo que hace Sabina: teatro, cine, fábulas, columnas periodísticas, análisis político, entrevistas televisivas, ensayos, poesía, guiones y novelas entrañables.

Su prosa humorosa e inteligente es única e inconfundible: “¿Cómo lo supieron antes que nadie los pájaros? Leves temblores del suelo, delicados crujidos subterráneos, un aumento diario de medio grado del calor atmosférico”, empieza diciendo su fábula del domingo pasado poéticamente titulada: “El secreto de los pájaros”.

¿Con qué “yo” escribe Sabina Berman tantos géneros literarios? ¿Con cuál de ellos se identificará más? ¿Cuál la hará más feliz? ¿Con cuál se siente más a gusto? ¿Con su “yo” de tenista, especialmente en la época en que fue miembro de la selección nacional infantil? ¿O como Señora Consonante, como se llama la caricatura que se hizo de sí misma?

Mientras le pega con su raqueta a la pelota, ha de dejar ir todos sus “yos” que la atormentan, pero que a la vez la divierten. De hecho todo lo que hace Sabi le apasiona, siempre y cuando la divierta y le haga olvidarse de su ego.

Alguien que no nada más manejaba maravillosamente bien todos sus “yos”, sino que los estimulaba, era el poeta portugués Fernando Pessoa, personaje que inspiró a Berman para su obra de teatro “Ejercicios fantásticos del Yo”.

Cuenta Sabi que cuando era adolescente descubrió a Pessoa (1888-1935) gracias a Octavio Paz, quien publicara dos de sus poemas en la revista Vuelta. Desde entonces su libro de cabecera de poesías es el de Pessoa.

En una espléndida entrevista que le hizo a Berman el periodista Javier Solórzano, ella le platica con pasión acerca de Pessoa y de cómo escribió la obra sobre el escritor de principios del siglo 20. Curiosamente el poeta nunca publicó un libro, sin embargo sí lo hacía en periódicos y revistas, pero siempre con otros nombres.

“Pessoa tenía una verdadera academia de sus ‘yos’ que se reunía en su dormitorio. Para el poeta, el ‘yo’ es una verdadera fantasía. El ‘yo’ es un cuento que nos contamos a nosotros mismos sobre quiénes somos. Pessoa tuvo 33 ‘yos’, cada uno con su signo zodiacal, sus gustos y sus fobias. A él le encantaba el reto entre el yo y el vacío. Él tenía colgado en su perchero varios yo. Decía hoy me conviene éste y se lo ponía completamente. Cuando iba al bar frente al mar en Lisboa, hasta los meseros le preguntaban: ‘¿Hoy, con quién tenemos el gusto, con Álvaro de Campos o con Alberto Caeiro?’”.

Según la escritora, los “millennials” también tienen muchos “yos” según el número de sus cuentas en las redes que manejan. De allí que le llame tanto la atención el tema: “Yo siempre he tenido muchas dificultades con ese yo y muchos escapes de mi yo, entre ellos escribir teatro. Desde que me acuerdo, he estado buscando dónde se localiza el yo: ¿en mi corazón?, ¿en mi garganta? ¿Dónde? Finalmente, me terminé reconciliando con mi yo, porque comprendí que era una fantasía”.

“Ejercicios fantásticos del Yo” también se presentó el año pasado en Buenos Aires con un éxito inusitado. Todas las noches se llenaba el teatro y la gente aplaudía de pie. Pessoa era interpretado por el actor Gael García Bernal. Para México, Berman tuvo que reescribir la obra para que se adaptara más con la mentalidad mexicana, más trágica y cómica a la vez.

Hay que decir que no hay que confundir el asunto de los múltiples “yo” con la esquizofrenia, que es una enfermedad mental. Pessoa escogía con toda intención y conciencia un yo para cada ocasión, de allí que nos identifiquemos con uno de sus “yos”.

Eso fue exactamente lo que me sucedió con la obra de Sabina Berman. Gracias a la espléndida actuación de Moisés Arizmendi, Nora Huerta, Hernán del Riego, Fernando Bonilla, Sonia Franco y Hamlet Ramírez, y a la maravillosa coreografía de Claudia Lavista, viajé por Lisboa entre todos los “yos” de Pessoa.

Si quieren saber cuál es su verdadero yo y descubrir el secreto de Pessoa con el que resolvió el caos de sus yos, de todo corazón les recomiendo que no dejen de ver “Ejercicios fantásticos del Yo” en el Teatro Helénico. Éste es el último fin de semana.

gloaezatovar@yahoo.com