El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Siempre seremos estudiantes

22 mayo, 2019

Si hay día del maestro ¿por qué no se celebra el día del estudiante? Esa idea, de hace pocos años, hizo que se instituyera esta celebración, para alegría de muchos jóvenes que verán reducidas sus clases ese día.

En realidad, todos somos estudiantes, porque los seres humanos estamos como condenados a aprender cada día de nuestra vida. La única elección que tenemos es sobre la calidad de lo aprendido. Se trata de elegir sobre quién será nuestro maestro.

Hace unas semanas, en Papa ha publicado un documento llamado “Cristo vive” del cual he citado unas ideas, precisamente relacionado con nuestro aprendizaje, ya que, depende de a quién le hagamos caso, dependerá lo que seremos.

“Jóvenes, no renuncien a lo mejor de su juventud, no observen la vida desde un balcón. No confundan la felicidad con un diván ni vivan toda su vida detrás de una pantalla. Tampoco se conviertan en el triste espectáculo de un vehículo abandonado. No sean autos estacionados, mejor dejen brotar los sueños y tomen decisiones. Arriesguen, aunque se equivoquen. No sobrevivan con el alma anestesiada ni miren el mundo como si fueran turistas. ¡Hagan lío! Echen fuera los miedos que los paralizan, para que no se conviertan en jóvenes momificados. ¡Vivan! ¡Entréguense a lo mejor de la vida! ¡Abran la puerta de la jaula y salgan a volar! Por favor, no se jubilen antes de tiempo.

“¿Cómo podrá ser agradecido con Dios alguien que no es capaz de disfrutar de sus pequeños regalos de cada día, alguien que no sabe detenerse ante las cosas simples y agradables que encuentra a cada paso? Porque ‘nadie es peor del que se tortura a sí mismo’. No se trata de ser un insaciable que siempre está obsesionado por más y más placeres. Al contrario, porque eso te impedirá vivir el presente. La cuestión es saber abrir los ojos y detenerte para vivir plenamente y con gratitud cada pequeño don de la vida.

“Está claro que la Palabra de Dios te invita a vivir el presente, no sólo a preparar el mañana: ‘No se preocupen por el mañana; el mañana se preocupará de sí mismo; a cada día le basta con lo suyo’. Pero esto no se refiere a lanzarnos a un desenfreno irresponsable que nos deja vacíos y siempre insatisfechos, sino a vivir el presente a lo grande, utilizando las energías para cosas buenas, cultivando la fraternidad, siguiendo a Jesús y valorando cada pequeña alegría de la vida como un regalo del amor de Dios.

“Propongo a los jóvenes ir más allá de los grupos de amigos y construir la ‘amistad social, buscar el bien común. La enemistad social destruye. Y una familia se destruye por la enemistad. Un país se destruye por la enemistad. El mundo se destruye por la enemistad. Y la enemistad más grande es la guerra. Y hoy día vemos que el mundo se está destruyendo por la guerra. Porque son incapaces de sentarse y hablar […]. Sean capaces de crear la amistad social’. No es fácil, siempre hay que renunciar a algo, hay que negociar, pero si lo hacemos pensando en el bien de todos podremos alcanzar la magnífica experiencia de dejar de lado las diferencias para luchar juntos por algo común. Si logramos buscar puntos de coincidencia en medio de muchas disidencias, en ese empeño artesanal y a veces costoso de tender puentes, de construir una paz que sea buena para todos, ese es el milagro de la cultura del encuentro que los jóvenes pueden atreverse a vivir con pasión.

“Queridos jóvenes, no acepten que usen su juventud para fomentar una vida superficial, que confunde la belleza con la apariencia. Mejor sepan descubrir que hay hermosura en el trabajador que vuelve a su casa sucio y desarreglado, pero con la alegría de haber ganado el pan de sus hijos. Hay una belleza extraordinaria en la comunión de la familia junto a la mesa y en el pan compartido con generosidad, aunque la mesa sea muy pobre. Hay hermosura en la esposa despeinada y casi anciana, que permanece cuidando a su esposo enfermo más allá de sus fuerzas y de su propia salud. Aunque haya pasado la primavera del noviazgo, hay hermosura en la fidelidad de las parejas que se aman en el otoño de la vida, en esos viejitos que caminan de la mano. Hay hermosura, más allá de la apariencia o de la estética de moda, en cada hombre y en cada mujer que viven con amor su vocación personal, en el servicio desinteresado por la comunidad, por la patria, en el trabajo generoso por la felicidad de la familia, comprometidos en el arduo trabajo anónimo y gratuito de restaurar la amistad social. Descubrir, mostrar y resaltar esta belleza, que se parece a la de Cristo en la cruz, es poner los cimientos de la verdadera solidaridad social y de la cultura del encuentro”.

Lo invito pues, a seguir aprendiendo de lo mejor de la humanidad. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo.hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La marcha

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Huérfanos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Desafíos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Desencanto