El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

4 agosto, 2020

Sin Feria, Grito ni desfile



No fue sorpresa que se suspendiera Expomex 2020 y de paso el Grito y desfile conmemorativos de la Independencia, pues prácticamente son los tres eventos más multitudinarios en la ciudad cada año, justo en el momento en que los contagios y muertes por Covid-19, era obvio que se pospusiera este año, al igual que los festivales, conciertos y toda clase de eventos de alta concentración de personas.

Este será un año sin los chistes de Teo González (que parecía que ya hasta había comprado casa en Nuevo Laredo).

Todo neolaredense ya sabía que este año no habría Feria, pero faltaba que se hiciera oficial; ahora muchos están a la expectativa del impacto que tendrá el coronavirus en los siguientes festejos, como Día de Muertos, Halloween, Navidad, etcétera, pues al paso que vamos no debemos descartar que esas celebraciones sean muy diferentes a todos los años anteriores.

La falta de disciplina en materia de precauciones para evitar la propagación del coronavirus -como el distanciamiento social, uso de cubrebocas y constante lavado de manos- es uno de los factores que ha contribuido en mayor medida a que las estadísticas estén fuera de control.

Ayer platicábamos con Jesús González Cepeda, director del Hospital General Solidaridad, quien nos señalaba cómo con mayor frecuencia están llegando personas a los nosocomios ya sin signos vitales, atribuyéndolo a cómo las personas que ya tienen alguna condición crónica dejaron de asistir a consulta o de darle seguimiento a sus tratamientos.

Pero un factor aún más destacado es que este segmento usualmente al tener alguna afección acudía a un hospital en el que se lograba estabilizar y en su caso se le brindaba algún medicamento, todo esto sin que pasara a mayores, ahora por temor de contagiarse o por las trabas que hay en los nosocomios, estas personas ya no acuden, quedándose en casa en ocasiones hasta el grado de morir.

Solamente en el Hospital General ocurre hasta una docena de veces a la semana, es realmente alarmante, pero más lo es que tan grave como está la situación, los neolaredenses sigan tomando el Covid-19 con ligereza.

Aunque poco a poco más gente comienza a creer, esto es hasta que alguien que conocen fallece o se pone grave, entonces es cuando integran a su vida la disciplina que debieron tener desde un principio y hasta comienzan a promover un mensaje que ahora se está haciendo clásico, algo así como “amigos, esto es real, cuídense” o la frase de “esto es real, yo no creía, ahora sí”.

Pues Rivas volvió a prometer que no saldría de Villas de San Miguel hasta que reparara todas sus calles, pero con el antecedente que tiene de su previa promesa incumplida la mayoría de los vecinos de esa colonia no le creen nada y los que creen que haga algo, suponen que será con fines propagandísticos y no por cumplir lo que prometió.

Más opiniones de
Los Redactores