El Mañana

jueves, 23 de mayo de 2019

Oscar Leal
Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Singular empate

25 abril, 2019

Con el puente vacacional derivado de la Semana Santa, aprovechamos para tomar nuestro equipo de pesca, nos dimos cita una tercia de lanchas sobre las márgenes de la gran presa Falcón, el modesto poblado de Nueva Ciudad Guerrero nos dio la bienvenida con un ambiente vacacional, sobre la explanada del parque principal (a orillas de la presa).
Cientos de familias ya se encontraban bien apostados en sus casa de campaña frente a cada uno de los asadores disponibles; en calidad de mientras y con la intención de aprovechar la mañana echamos las embarcaciones al agua y empezamos la calentona, la cual consistía en lograr las mejores tres capturas de cada embarcación, pesarlas para acumular el mayor peso y como premio se asignaría el equivalente a sacrificar 100 dólares por embarcación y un kit de carne asada y bebidas etílicas para el vencedor, lo cual representaba pasarse un fin de semana con todos los gastos pagados en ese paraíso.
Para no ofrecer ventajas, las tres embarcaciones visitaríamos a distancia prudente los mismos puntos de pesca, a pesar de que el viento causaba inestabilidad, decidimos visitar puntos cercanos de pesca; después de invertir una tercia de horas descubrimos una mancha de robaletas y logramos subir a nuestro vivero las 3 capturas, pero la embarcación de Jesús también logró la misma cuota, dejando fuera de competencia a la embarcación de Jorge.
Una hora después el viento arrecio a niveles de cuidado, lo cual nos obligó a sacar las embarcaciones, dejando al equipo de Jorge fuera de competencia al no presentar ninguna captura, al pesar la capturas de nosotros contra las de la embarcación de Jesús observamos que las robaletas de ese cardumen eran de peso y tamaño similar lo cual nos colocaba en un singular empate, obligándonos a pescar desde la orilla, en plan de “muerte súbita”.
El primero que lograra una captura del tamaño que fuera seria el vencedor, de inmediato corrimos a una palizada caminando dentro del agua, para lograr el mejor ángulo de tiro, no paramos hasta que el agua nos llegó a la cintura, mi adversario utilizando zenco verde se dedicó a barrer el fondo y yo me arriesgué con un ratlertrap, para ese entonces el viento ya tenía las orillas de la presa revuelta y mi señuelo ofrecería la ventaja del sonido, para llamar la atención de los peces.
Después de atorar un par se señuelos en las palizadas y perder tiempo para salir de la zona de pesca y acercarme a la orilla para tomar otro ratlertrap de mi caja de señuelos, logre aprovechar el sentido del aire para realizar lances más largos (de 30 metros de distancia) hacia palizadas más lejanas y profundas, hasta que logre sentir un tirón potente en mi línea, al empezar a enredar también empecé a caminar hacia la orilla, dejando al descubierto a un regordete robalo de mil 980 kgs., el cual estaba cargado con una bolsa de dólares y un kit especial de carne asada que compartimos entre todos los participantes y disfrutamos en medio de una sana convivencia.
Cuéntame tú historia,
tu ya conoces la mía.
viajesdepesca&hotmail.com