El Mañana

viernes, 19 de julio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Socavón eterno… e inolvidable

20 junio, 2019

La calle Amado Nervo en la colonia Mirador tiene ya un problema de salud muy drástico, pues no se trata solamente de una fuga de aguas negras que no se ha resuelto en ocho años -que ya de entrada es algo muy grave- sino que ya ha causado afecciones en los vecinos.

Ayer periodistas de este medio impreso platicaron y hasta transmitieron en vivo una entrevista con una de las vecinas del sector, quien describió cómo por años se ha buscado que la autoridad lo solucione y hasta han ido a protestar y exigir respuestas en el Ayuntamiento, pero al final siempre obtienen la misma respuesta, “que sí, que ya van”, pero eso nunca llega.

La vecina entrevistada en vivo al igual que otros que prefirieron no salir a cuadro, describieron cómo ellos y sus familiares han experimentado diversas afecciones, entre ellos, menores que han tenido problemas respiratorios y en la piel.

Imagínese estar oliendo todo el día la peste, pues si en las fotos se ve asqueroso el lugar por el moho -que es un gran indicador de infección-, en persona es mucho muy nauseabundo, pues hay incluso quien asegura que por más años que lleven ahí, resulta imposible acostumbrarse a respirar podredumbre.

Además de su salud, los vecinos de esta calle han visto sus domicilios cuartearse por la constante humedad de los eternos charcos que ahí se encuentran, pues las aguas negras ahí brotan incesantemente cualquier día y cualquier hora.

Obviamente esta situación es aún peor en temporada de lluvias, por esta razón algunos vecinos se vieron forzados a construir una pequeña bardita de ladrillos para evitar que las inundaciones entren a sus casas y aun así hay ocasiones en que la acumulación de agua las supera y de todas maneras ingresan estas aguas negras a los pisos de sus domicilios, sólo imaginen que el agua de drenaje moje sus muebles e impregne sus pisos, es un olor que no se va con una sola trapeada usando todo el bote de Pinol ni Fabuloso.

Juan Gabriel tenía su “amor eterno”… e inolvidable, Nuevo Laredo tiene su socavón/bache/hundimiento eterno en la calle Anáhuac que también es inolvidable porque cada vez que un conductor pasa por ahí se la quiere rayar al gobierno.

Desde hace años que esa vía ha tenido la problemática intermitente, pero fue en septiembre del 2018 cuando esto adquirió proporciones récord con tres grandes socavones en menos de dos cuadras, uno de ellos que se tragó la máquina retroexcavadora.

Antes, cuando el alcalde vivía en Nuevo Laredo solucionaba al menos los problemas de alrededor de su casa, que se encuentra muy cerca de la desastrosa calle Anáhuac, pero ahora que su residencia se encuentra en el lado americano y que ya no le molesta ni se da cuenta de lo que pase en su barrio anterior, pues ya no queda mucha esperanza de que se solucione el problema en un corto o mediano plazo, al menos no de manera definitiva.