El Mañana de Nuevo Laredo

Guadalupe Loaeza

Artículo

Guadalupe Loaeza

25 marzo, 2020

Sofía en cuarentena



El acuerdo parecía perfecto, una semana en casa de Sofía y
otra en la de su maridonovioamante. Una de las condiciones para reanudar su
relación era que cada quien viviera en casas diferentes; martes y jueves
comerían juntos en la de Sofía, y los weekends los pasarían en el departamento
de su pareja sentimental.

Hacía unas semanas habían cumplido un año con esta misma
fórmula, y los resultados habían sido más que óptimos: ni un disgusto, ni un
desencuentro y ningún tipo de reclamos. En otras palabras, parecían estar
eternamente de luna de miel, después de 20 años de casados.

Gracias a la “cuarentena”, era la primera vez que convivían
tantos días juntos. De allí que Sofía pensara que había que organizarse muy
bien para esta nueva experiencia.

En primer lugar había que llenar la despensa, comprar la
fruta y las verduras no muy maduras, para que duraran ocho días; como la
cocinera también se confinaría 15 días, le pidió con anterioridad que cocinara
la carne y sopas, para no tener que pasar horas en las cocina; Sofía no olvidó
las pastas preparadas, galletas; todo tipo de goodies para el aperitivo; salsas
mexicanas, pollos horneados y muchos arroces.

Tampoco olvidó los postres: las paletas de helado cubiertas
de chocolate, gelatinas y frutas en almíbar.

Nunca habían estado tan llenos su despensa y refrigerador.
En el congelador ya estaba el vino blanco y el vodka polaco, que tanto le gusta
a su pareja. Dos botellas de tequila estaban previstas para las tardes más
tediosas y una de Prosecco para la “hora ámbar”, en la que el departamento de
Sofía suele pintarse, con la puesta de sol, todo de amarillo. En su celular ya
tenía la lista de películas y series que había que ver.

El fin de semana había funcionado todo de maravilla. La mesa
para el desayuno en la cocina puesta como de revista, los menús para la comida
y cena habían quedado deliciosos. Las conversaciones con el doctor acerca del
coronavirus habían sido muy interesantes. Sus diálogos fluían amorosamente.

Pero el domingo por la noche se presentó un incidente
inesperado: “¿Cuál es tu password para el Netflix?”. “Híjole, no me acuerdo”,
contestó Sofía. Más de una hora estuvieron tratando todas las contraseñas que
tenía almacenadas en su celular desde hacía cinco años. Ninguna de ellas
funcionó.

Decepcionados como estaban optaron por ver, divertidos, una
vieja película mexicana. “¿No tienes otro cojín?, éste está demasiado aguado,
no puedo dormir”. Sofía buscó, desesperada, entre todos sus cojines, uno más
durito, pero fue inútil. No encontró nada. Esa noche su pareja se la pasó dando
vueltas en la cama de un lado a otro.

A la mañana siguiente, el maridonovioamante se despertó casi
al alba y le dijo a su roommate: “Creo que tengo calentura. ¿Dónde está tu
termómetro?”.

Sofía se quiso morir, no había comprado uno desde que su
última hija tenía 5 años. “¿Cómo que no tienes termómetro?”, preguntó el
doctor. “No lo puedo creer, especialmente en esta contingencia”, agregó entre
irritado e impaciente.

Como de rayo, su esposanoviaamante dio un salto de la cama y
se comunicó a la farmacia para pedir todo lo que le faltaba: “Están agotados.
No tenemos ningún tipo de termómetros. Tampoco tenemos alcohol ni cubrebocas ni
papel de baño ni gel para lavarse las manos. Todo está agotado”.

Sofía no sabía qué hacer. Le tomaba el pulso a su pareja, le
ponía la mano sobre la frente y le decía supercariñosa: “No, no creo que tengas
fiebre”. Él la veía con ojos desvelados, pero, sobre todo, incrédulos.

Nerviosa como estaba Sofía, puso pésimo la mesa del desayuno
y hasta se le olvidó poner el periódico. Para ese momento, afortunadamente, el
doctor se sentía mucho mejor. Con gustó lavó los trastes del desayuno.

“El basurero ya está hasta el tope. ¿Dónde tienes las bolsas
de basura?”.

Por más que los dos las buscaron, jamás las encontraron.
“¿Cómo es posible que no tengas en previsión más bolsas de basura. Ahora más
que nunca se requiere mucha higiene”.

Era evidente, ¿cómo diablos se le había olvidado incluirlas
en su lista del súper? Aún faltaba lo peor. Por más que el maridonovioamante
esperó a que saliera el agua caliente de la regadera para bañarse, en su lugar
caía un chorro helado. “Me temo que no hay gas…”, le dijo a su compañera de
la manera más amorosa del mundo.

De pronto Sofía, con las lágrimas en los ojos, se dirigió hacia el balcón y exclamó a los cuatro vientos: “En este edificio nada más viven conservadores y neoliberales. Detente, enemigo…”.

[email protected]

Más opiniones de
Guadalupe Loaeza

8 mayo, 2020

Carta a la madre

10 abril, 2020

Sal y huye

28 marzo, 2020

Pesadilla

20 marzo, 2020

‘En guerra…’

7 febrero, 2020

Tata tataranieto

5 febrero, 2020

El gran mentiroso

31 enero, 2020

Sergio Aguayo