El Mañana

miércoles, 17 de julio de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

Sosos, huecos, sin prender

21 abril, 2019

No están ustedes para saberlo, pero son como ¡27!, los candidatos a diputados locales sólo por Nuevo Laredo, hay 22 correspondientes a la vía de elección directa, de a tres por cada uno de los siete partidos políticos, más un aspirante independiente, para disputarse los tres distritos locales o curules a ocupar en Ciudad Victoria, a ellos súmenle los inútiles y buenos para nada de los candidatos plurinominales (¿pues en que quedó lo de la eliminación de estos vividores?), de estos últimos la ciudad tiene a dos por MORENA, una del PRI, uno del PRD y otra del MCU, disculpen si nos olvidamos de algún gaviotón(a) más que ande por ahí.

Pero resulta que ¡ninguno levanta!, uno solo no ha llamado la atención del respetable electorado, de la inteligente ciudadanía, del pensante votante de Nuevo Laredo.

Y si alguno de ellos aduce que se trata apenas de la primera semana de campaña proselitista, que tendrán seis y media semanas, 45 días, mes y medio, pues pobrecito de ella o de él, ya que si desearon tanto el hueso, ya deberían tener un plan bien trazado de acción, por hora, por día, de cómo es que iban a cautivar al público elector, cómo robarían los reflectores, cámaras, grabadoras, micrófonos y espacios en la prensa, pero especialmente la atención de todos en el pueblo, con declaraciones que de inmediato obligara a la gente a voltearlos a ver y a escucharlos de especial manera.

Y de convicción en sus palabras, no solamente como estrategia para despuntar de inmediato sobre esa gris multitud de los otros 26 aspirantes, que lo hace ser parte de una amorfa masa política, sin ton, ni son.

Hoy se cumplen siete días, echados a perder o sin trascendencia.

NADA DIGNO DE DESTACAR

Incluso y ante tal apatía que prodigan, no deberíamos estar hablando de ellos, tendríamos que abstenernos de ocupar este importante espacio del periódico en ocuparnos de cosas más importantes, pero pensamos que como tres de ellos y posiblemente más -con los dichosos pluris- van a ser nuestros representantes en el Congreso local, para defender nuestros intereses y combatir la corrupción, la impunidad y el delito de cuello blanco que campea y se ha enseñoreado de Tamaulipas y de Nuevo Laredo, más o menos en los últimos 30 años de la historia política y gubernamental local.}

Fue que creímos prudentes, tratar humildemente desde este espacio, de motivar a uno, dos o tres de estos aspirantes.

Es triste el panorama, quisiéramos algo más… ¿cómo llamarlo?, sí, algo más ¡incendiario! Que digan los candidatos eso que el pueblo quiere escuchar de la que será su ocupación en el Congreso, de llegar, pero que nos convenzan de ello, no nada más lo expresen de dientes para afuera.

Señoras, señores, créanos que así, con su actitud de estos siete días, el pueblo no va a elegirlos a ustedes, incluso, con “eso”, con esa pobreza y debilidad demostrada hasta ahora, con ese dejo de convencimiento de su parte, de cada uno de ustedes, el ciudadano no va a salir a sufragar, si acaso lo hará el que va a vender su voto.

Y ya sabemos a quién suelen vendérselo, según los resultados de las últimas elecciones.

MUÉRANSE DE ALGO O DESISTAN

Es verdad, nadie nace siendo candidato, ni tampoco en campaña política, pero realmente ustedes están en nada, ni cómo llamar nuestra atención, ni cómo ganarse nuestro voto, les falta destacar como candidatos deseosos de convertirse en nuestros siguientes legisladores, para ir tras los que han saqueado el estado y nuestra ciudad, para crear leyes que hagan de Tamaulipas una tierra mejor para vivir.

Para qué desgastarse un mes y medio, si con dos semanas tienen, así que si ustedes se autoevalúan y más o menos como para el siguiente domingo (14 días son suficientes) creen que nada más no la hacen, les agradeceríamos que se hicieran a un lado y dejasen a los que sí tienen vocación a que le sigan en esto. Ya Nuevo Laredo, ya Tamaulipas, necesita, ¡le urge! gente de otra clase, decididos, osados, con hambre de hacer justicia al pueblo burlado, avasallado, violentado, sobajado, robado, timado y mil cosas más.

Los tibios, los sin chiste, los grises, los apáticos, de esos no requerimos para sacar al buey de la barranca y no los vamos a elegir, téngalo muy claro o destacan en la campaña o se quedará en una simple anécdota para contarle a sus hijos y nietos. Feliz domingo para todos y recuerden que todos tenemos que salir a votar, por lo mejorcito de la baraja que se nos presente, ni modo, lo que haya.