El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Suspirantes

28 enero, 2019

Entre pasillos y columnas políticas así como en los muros de las redes sociales de algunos personajes involucrados en el tema, se han estado lanzando nombres de presuntos candidatos a las diputaciones locales de diversos partidos.
Mucho de esto es simple especulación, algunos se mencionan con el fin único y específico de confundir así como algunas otras razones diversas de estrategia política, pero a decir verdad sigue siendo muy temprano para todo ello.
Algunos se atreven a asegurar que en este juego solo habrá dos equipos que importan, lo que se traduce en que tanto votantes como actores políticos prácticamente se está descartando al PRI, partido que evidentemente perdió mucho poder, especialmente en el último año donde su voto duro quedó inexistente, sus sindicatos migraron y al interior su estructura se dividió y debilitó.
Esto último es percepción, pues no podemos asegurar que en verdad estén descartados como rivales que podrían jugar un papel preponderante en la elección, aunque todo parece indicar que esa debilidad que se percibe de forma generalizada es correcta.
Al juego también se han querido integrar candidatos independientes, que aunque en diversos estados y municipios han habido resultado contundentes, estos deben cumplir con diversos requisitos -además de los tecnicismos que solicita el INE-, pues al enfrentarse con partidos que son unos monstruos en capital político y en el caso de algunos también financiero, el candidato debe ser un personaje con mucha fuerza y carisma, además de un buen proyecto que convenza al electorado, pero al menos en esta ocasión en Nuevo Laredo de los ‘suspirantes’ de ese tipo -aunque algunos sean relativamente conocidos-, ninguno ha mostrado tener lo que se requiere.
En el caso de los partidos que deveras tienen vela en el entierro son: primeramente MORENA pues actualmente junto con su figura central, Andrés Manuel López Obrador, encabeza las preferencias a nivel nacional y regional con niveles de aprobación preponderantes, según las principales encuestadoras del país; y en un segundo término -al menos en la localidad- y por razones de que actualmente es el partido en el gobierno municipal y en el Estado -y por consecuencia con acceso al erario- el PAN evidentemente echará toda la carne al asador porque esto implica para ellos la potencial pérdida de su poderío político.
Lo hemos mencionado, particularmente para el Gobernador estas elecciones hacen toda la diferencia entre seguir controlando el congreso local a su antojo -lo que implica que aprueben lo que él quiera y que no lo cuestionen- o en su defecto que las diputaciones se pinten de los colores de MORENA y todos y cada uno de sus movimientos sean altamente cuestionados, además de que no se sigan aprobando sus medidas dolosas.
En este momento, el último escenario parece ser el más probable, un congreso local donde su mayoría sea de extracción morenista, pues además del apoyo que tiene el partido actualmente, también hay un hartazgo muy marcado de la gestión y figura del Gobernador y su partido de parte de la gente, todo indica también que este será el factor decisivo y que el PAN con todo el dinero de las arcas que pretenda invertir en las elecciones a su favor, no serán suficientes para ganarle al partido de AMLO.