El Mañana

martes, 16 de julio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Terminó el calvario para ellas

11 julio, 2019

En ocasiones nos vuelve a sorprender la oscuridad que puede alcanzar la mente de una persona.

Ahora salió a relucir la detención de un hombre luego de haber violado por más de 10 años a sus hijastras, incluso embarazando a una de ellas.

El sujeto tuvo una hija con su pareja y otra con la hija de esta última, es decir, que para la mujer con quien estuvo relacionado por varios años, esta es su nieta. Es un enredo que detrás de eso tiene una oscura y triste historia.

A pesar de que se puede decir que se hace justicia al apresar al presunto responsable, el calvario que vivieron las jovencitas durante todo ese tiempo no se va tan fácilmente, deben sobrellevar terapias psicológicas por mucho tiempo y aun así, es algo que no se puede simplemente olvidar o fingir que no ocurrió.

El daño emocional, es ese que no se puede resarcir, es peor aun cuando no se trata de un caso aislado -que ya de por sí suele ser muy traumático-, sino de años de abusos constantes, pues según las afectadas, en ciertos periodos las violaciones ocurrieron prácticamente a diario.

Lamentablemente la mayoría de los estudios coinciden en señalar que en cerca de 7 de cada 10 casos de violaciones y abusos son “familiares” cercanos quienes cometen esas atrocidades, principalmente padrastros y tíos.

Muy común es también que los niños y niñas lo den a conocer y que no sean escuchados, en ocasiones porque no se les cree, pero en otras tristemente se “solapan” esas actitudes.

Son realmente muy pocas las denuncias que existen con respecto a la verdadera incidencia, incluso quienes se animan a denunciar usualmente lo hacen mucho después, hasta años de haber sufrido esos abusos.

La exposición que ha tenido este caso, respetando la confidencialidad de las personas afectadas, debe concientizar a muchas familias que pueden estar viviendo esta situación y que tal vez la madre lo desconoce, para que aprendamos todos a reconocer las señales; así como quienes por temor de consecuencias mayores no denuncian.

Es importante poner un alto a los abusos y dejar de ver situaciones tan atroces como algo normal.

Ahora el presunto responsable -del cual existen demasiados señalamientos- ya se encuentra tras las rejas donde no habrá margen para que continúe los abusos que se le atribuyen.

Es bien sabido incluso que -para bien o para mal- hay un trato distinto en los centros penitenciarios para quienes llegan con tales señalamientos, pues si bien nadie va a vacacionar a la cárcel, este tipo de criminales suelen experimentar un panorama menos favorable.