El Mañana

lunes, 24 de junio de 2019

Mario Canales
Economía sin Fronteras Mario Canales

TLCAN y la cooperación para el desarrollo

23 mayo, 2019

La Región Laredo es ejemplo de lo bueno que es la cooperación como herramienta para el desarrollo.

TLCAN

A partir del tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, a las ciudades de Nuevo Laredo, Tamaulipas y Laredo, Texas les ha ido mucho mejor en su desarrollo industrial. A partir de más integración, no menos, la región Laredo es hoy referencia en comercio mundial.

LAREDO

Además, el Buró de Censos en Estados Unidos recién reveló que los datos en marzo colocan a Laredo, Texas como el puerto #1 de todo Estados Unidos, superando a Los Ángeles, California. El dato surge, en parte, por la dependencia de Los Ángeles al comercio con China y los efectos por la guerra comercial. Los Ángeles es para China lo que Laredo es para México. No hay duda que las circunstancias del pasado y del presente colocan a la Región Laredo en el núcleo del comercio mundial.

A partir de ambas premisas, es válido argumentar que a la Región Laredo le conviene más integración y cooperación entre Estados Unidos y México, no menos.

CEPAL

La cooperación como herramienta de desarrollo propone también el brazo de las Naciones Unidas para atender las causas de la migración irregular desde Centro y Sudamérica. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dice que su propuesta para el Gobierno de México se basa en cuatro ejes:

1. Desarrollo económico.

2. Bienestar social.

3. Sostenibilidad ambiental.

4. Gestión integral del ciclo migratorio con seguridad humana.

“Es integrar la región y darle potencial de crecimiento económico”, dice el Canciller Marcelo Ebrard. Y si, el argumento central de la que sería la política pública de México hacia la migración de sur a norte es que el problema se resuelve con más integración y cooperación, no menos.

Es atractivo hacer una comparación inmediata entre el éxito de la cooperación en la frontera norte de México con Estados Unidos. Pero, en México, el norte no es el sur. Nuevo Laredo no es Tapachula o Chetumal ni Estados Unidos es Belice o Guatemala. Ni la CEPAL ni el Gobierno de México tampoco han sugerido que así lo sean. Por eso, es importante integrar componentes regionales para hacer del plan uno sustentable y sostenible.

INTEGRACIÓN

Lo cierto es que la cooperación como herramienta de desarrollo sí funciona. El paradigma de la cooperación con Estados Unidos es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El acuerdo de libre comercio sí ha tenido beneficios tangibles y generalmente mayor bienestar. Hoy miles de empleos en ambos lados de la frontera dependen del libre e ininterrumpido flujo de bienes entre México y Estados Unidos. Y si, la integración económica también ha tenido consecuencias menos favorables para otras industrias, comentarlo también es válido. Pero, en general, los beneficios son más que los costos.

Las cadenas de valor que unen a México con Estados Unidos y Canadá son ejemplos de éxito en el mundo. Buscar replicar esa historia con los vecinos del sur, es un buen primer paso.

CC

“Nosotros no queremos cooperación para reforzar medidas de fuerza, no queremos el Plan Mérida… queremos cooperación para el desarrollo… eso nos va a ayudar a que haya paz con justicia y con bienestar”. Presidente AMLO, 2019.

Twitter: @economixs