El Mañana

jueves, 18 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

¿Tocará Molotov ‘Gimme tha Power’?

16 marzo, 2019

El convenio de colaboración y “hermandad” entre los dos Laredos para efectos de en verdad asistirse mutuamente en contingencias, es en verdad pura demagogia.

Hace un par de décadas y hacia atrás, el convenio se renovaba cada año y entonces era de verdad, pues los bomberos de Laredo cruzaban hacia Nuevo Laredo y viceversa, cuando era necesario, en su momento era un ejemplo de solidaridad y cooperación binacional que resonaba en otras partes de ambos países y el resto del mundo.

A raíz de que la situación de violencia en México fue escalando, los bomberos estadounidenses dejaron de cruzar hacia Nuevo Laredo, no los podemos culpar, pero definitivamente cambia todo el sentido al convenio de colaboración que alguna vez fue.

Anecdóticamente, algunos refieren que una ocasión a finales de los 90 en que el entonces Gigante Maldonado comenzó a incendiarse, fue la última vez en que se vio a los bomberos de los dos Laredos trabajar hombro con hombro para extinguir las llamas.

Se dice incluso que aquella ocasión, luego de que los bomberos de Laredo vinieron a ayudarnos y que emprendieron el regreso, en la pasada del puente les quisieron cobrar, para colmo.

En verdad, las veces que apoyaron a Nuevo Laredo, con mejor equipamiento -y entonces- incluso con mayor entrenamiento especializado, hacían toda la diferencia.

Hoy en día, en Nuevo Laredo los bomberos trabajan con las uñas, pues aunque de vez en cuando les compran algo de equipamiento hacen mucho guato las autoridades, para la densidad poblacional, la cantidad y gravedad de los incidentes que se atienden, en realidad tienen poca infraestructura.

Es común ver a nuestros bomberos con trajes usados que amablemente donó hace tiempo el departamento de apagafuegos de Chicago, pues en la espalda aún traen el nombre de aquella ciudad.

Hay que reconocer que los bomberos locales a pesar del poco equipamiento y lo modesto de sus sueldos, hacen una destacada labor en una ciudad que está por encima del promedio de percances por número de habitantes, sobre todo porque aquí suelen ocurrir accidentes de consecuencias fatales con mucha mayor frecuencia y magnitud que la de otras ciudades de proporciones mayores.

Hoy por la noche tocará Molotov en Nuevo Laredo, y la incógnita sigue siendo si tocarán aquellas canciones contra el gobierno que les dieron fama a finales de los 90 y que aún hoy en día son el estandarte de los movimientos antisistémicos o si se volvieron indulgentes con los ideales que promovían en su juventud, claro que si se da el segundo escenario, la decepción imperará entre muchos, pues sería como no haberlos visto.

Ayer precisamente platicábamos en este espacio lo peculiar que resulta que el gobierno contrate a esta banda, por lo que representan en sus constantes críticas al gobierno.