El Mañana

jueves, 27 de febrero de 2020

Pedro Chapa Salinas
En voz alta Pedro Chapa Salinas

Todo apunta a un maxi-proceso

15 diciembre, 2019

Estos últimos días del año se desenvuelven noticias que nos
han sorprendido para bien, y deben ser bienvenidas por la gran mayoría de los
mexicanos. Sólo
imaginaría que no le
parezca lo mismo a los que de alguna u otra manera, estarían vinculados directa
o indirectamente con los involucrados en las pesquisas que se han iniciado, por
un lado, en los Estados Unidos de Norteamérica, en el caso en el que se
persigue al secretario
de Seguridad Publica en el sexenio de Felipe Calderón, y por el otro, en el que
se persigue por la Fiscalía General de nuestro país sobre la emblemática
Operación Zafiro, en la que figuran cada vez más evidencias que incriminan,
tanto a Manlio Beltrones como a Luis Videgaray.

De repente la derecha ultraconservadora enmudeció. Como si
nada de esto estuviere ocurriendo, Hacen como que no oyen, mucho menos tienen
nada positivo que comentar. En los “chats” que,
debo confesar, he mantenido sólo
como medio para enterarme de los inverosímiles comentarios, más motivados, creo
yo, por desconocimiento, o en el mejor de los casos por ineptitud, ni siquiera
han tenido el valor cívico, ya no se diga moral (del que orgullosamente gozan
al doble), de comentar estas notas
que de manera por demás amable he compartido con ellos, con el único interés de
informar, también, de las cosas que, contra todas las resistencias imaginables,
estamos tratando de depurar.

Sobre el amparo
y protección de la Justicia promovido por el emblemático priista, el sonorense Manlio Fabio
Beltrones, aunque no sea noticia nueva, ya que se sabe que desde hace tiempo
este personaje anda muy preocupado por lo que pueda resultar de la carpeta de
investigación que se le ha abierto a la hoy recluida, y pieza importantísima en
la trama de la “Estafa Maestra”, Rosario Robles Berlanga, ya que a decir de las
fuentes informadas sobre los detalles del tema, aseguran, está cantando como
pajarito ruiseñor, dando santo y seña de los mecanismos de dispersión del
dinero público en las campañas electorales priistas en las que Videgaray y
Beltrones fueron pieza clave. Sería ingenuo pensar que Peña Nieto no estaba de
esto enterado.

En el tema del Súper Secretario de Felipe Calderón al que
están inculpando, nada menos, que por conspiración y narcotráfico
en el vecino país del norte,
no me vaya a decir usted, estimado lector, estimada lectora, que no coincide
con su servidor en el sentido de que éste último, si no es que conoció con lujo de detalle lo que
García Luna estaba haciendo en sus narices (cuando era un secreto a voces), por lo menos -y de esto no me va a dejar
mentir- sí es más que evidente era su
protegido principal, a tal grado de que no sólo lo mantuvo en su gabinete el sexenio completo, sino que lo
defendió a capa y espada en más de una ocasión cada que se le asociaba con
proteger los intereses del crimen organizado.

Todo esto hace urgente y necesario que todos, sin importar
su ideología, credo o religión, cerremos filas en torno al esclarecimiento de
las complicidades y turbias sociedades de los malos gobiernos del régimen
anterior, ya que, como siempre se supo, pero más importante aún, hoy se
comprueba con hechos y evidencias, estuvieron en muchos de los casos del lado
de los delincuentes, lo que los convierte en delincuentes.

No podemos permitir que durante todo este tiempo los encargados de nuestra seguridad al más
alto nivel estuvieron sirviendo al crimen, en muchos casos hasta en sociedad
con ellos, jugándonos el dedo en la boca, haciéndonos pensar que nos protegían,
mientras en realidad jefes
de Estado y sus jefes conspiraban en nuestra contra.

ADENDUM

Como un importante empresario y buen amigo, sin agraviar, me
comentó en privado
(porque en público acá en el norte
lo pueden ver mal),
“por fin, aunque se tardó…, pero la justicia llegó”. Y, como le contesté …claro amigo, siempre llega, pero lo más importante, no ha
llegado sola, la hemos conquistado. ¡Así es!, me respondió: “Quienes somos la gran mayoría que sí queremos a nuestro país, que somos
honestos, que trabajamos duro, nos arriesgamos levantando la voz, y nos
sacrificamos haciendo las cosas de la manera correcta, tenemos, no sólo el deber sino la gran
responsabilidad de empujar esta transformación hacia delante y nunca, por
ninguna razón, debemos permitir que los políticos corruptos regresen para
volver a asociarse con los criminales, protegiéndolos a ellos en lugar que a
nosotros, traicionando al pueblo”.

A pesar de todas las trabas y resistencias, nos toca ahora
garantizar que dicha justicia llegue para quedarse.

Sé que usted coincide, están dadas las condiciones para iniciar un maxi-proceso en donde se persiga, investigue y procese a los personajes del más alto nivel que tienen pendientes con la justicia, llegue hasta donde llegue.

Y además es preciso, si se quiere consolidar nuestra democracia, que si cualquiera de los ex presidentes de la República, se compruebe estuvieron involucrados, se les meta al bote. ¿Por qué no?