El Mañana

domingo, 25 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Todo se derrumbó…

4 julio, 2019

Nuevo Laredo tiene sus particularidades, pero al verlas con tanta normalidad olvidamos lo que hace único a esta ciudad.

Si usted le contara a cualquier extranjero que tenemos un equipo de beisbol profesional con dos estadios, cada uno en diferente país y que juegan en ambos, definitivamente le parecería insólito. Esto es sólo por mencionar uno de los muchos fenómenos y rasgos que distinguen a Nuevo Laredo.

Se caen las redes sociales y pareciera que se altera el orden, pues dentro del fenómeno global, Nuevo Laredo le “sufrió” junto con el resto del país y del mundo, lo que llevó a muchos a reflexionar sobre la dependencia que tenemos hoy en día hacia estas plataformas y la tecnología en general.

Este suceso alteró las rutinas de muchos neolaredenses cuya principal forma de entretenimiento y ocio se basa en las redes sociales, pero también impactó la esfera noticiosa, pues aunque las páginas de los portales de noticias e incluso Twitter permanecieron sin afectación alguna, en México Facebook -que sí se cayó- es la principal plataforma en la que los ciudadanos acceden a sus noticias (reales y falsas), por lo que en ese lapso muchos permanecieron mayormente desinformados.

Un día antes, la ciudad se dividió entre quienes acudieron a ver a Luis Miguel, el juego de Tecos contra Diablos y el partido de México, por lo que todos estaban listos para seguir publicando acerca de estos eventos; sin embargo, las plataformas limitaron esas intenciones.

El tema migrante predomina no sólo en los medios y conversaciones, sino en las medidas que se están tomando, pues ahora se instaló un retén de la Policía Federal para verificar -sobre todo- a los autobuses de que no vengan en ellos grupos de migrantes intentando cruzar la frontera, sumándose a quienes serán deportados.

La violencia doméstica prevalece entre los llamados al 911 en Laredo, Texas, pero en Nuevo Laredo la realidad no es muy distinta, pues no sólo también tiene una gran cantidad de incidencias sino que aumentó con respecto al año anterior.

Aunque es difícil conocer las cifras reales, se registró un incremento en la denuncias, el problema es que es un delito que poco se denuncia ante las autoridades, una es por vergüenza y otra es por temor a represalias, ambas implícitas en nuestra cultura, no permiten que se ponga un verdadero alto a la problemática lo que conlleva a que se siga repitiendo, pues un menor que presencia actos violentos en su familia, tiene mayor probabilidad de repetir esa conducta siendo adulto.

Cada cierto tiempo algún legislador hace alguna propuesta que se hace viral, pero no siempre por las bondades de su iniciativa; en este caso un senador del PRI propuso que fuera legal tomarse unas tres cervecitas en el trabajo.