El Mañana

viernes, 28 de febrero de 2020

Mario Canales
Economía sin Fronteras Mario Canales

Tregua en guerra comercial EEUU vs China

16 enero, 2020

La prevalente guerra comercial entre Estados Unidos y China
se ha convertido en uno de los componentes más significativos en el panorama
económico mundial.

Son las dos economías más grandes del mundo, y en ese
conflicto se centra una parte importante del comercio mundial.

Tanto, que hasta México y el Presidente López Obrador
también han citado este conflicto como uno de los factores que merman el
crecimiento orgánico del país. Por ejemplo, la guerra comercial EEUU vs China
también tiene influencia sobre la cotización del peso mexicano en su
intercambio con el dólar estadounidense. El tipo de cambio en la frontera sí
cuenta, y cuenta mucho.

En parte, empieza en 2018 cuando el Presidente Trump impone
aranceles unilaterales a toda importación de acero y aluminio. Desde entonces,
el conflicto se ha centrado en un estira y afloja donde los impuestos
arancelarios se han hecho la herramienta de presión.

El pasado miércoles 15, el Presidente Trump y el
Viceministro (Premier) Liu He, firmaron en la Casa Blanca una tregua. La
negociación conocida como Acuerdo en Primera Fase (Phase One Deal, en inglés).
El mismo, compromete a China a más compras estadounidenses enfocadas en el sector
agrícola, y a Estados Unidos relajar las imposiciones arancelarias. Además,
ambos se han comprometido a un monitoreo semianual.

Para el resto del mundo, es un respiro que alienta la
certidumbre económica. Tampoco es la panacea del crecimiento, mientras sigan
existiendo otros factores que merman la estabilidad.

En México, las condiciones económicas se forman para que el
país levante el ritmo de crecimiento. El aumento del salario mínimo es el
paradigma de la buena estrategia de comunicación del gobierno para que el
consumidor consuma y así lo refleja el índice de confianza de consumidor del
Inegi. También, el Banco de México seguirá bajando su tasa de interés
referencia para abrir la llave del crédito. La inflación sigue muy bien, la
colocación de deuda de Hacienda y las remesas a un máximo histórico. La
aprobación del T-MEC o TLCAN 2.0 y la resolución parcial de la guerra comercial
entre Estados Unidos y China pintan, por lo pronto, un panorama optimista.

Al mismo tiempo, es sano monitorear los datos recientes del
empleo y la inversión, para pintar así una economía de autenticidad, una
economía de contrastes. Que lo tiene todo para crecer.

Mientras, Estados Unidos y China alcanzan una tregua, rumbo
a la Segunda Fase del Acuerdo. Es una buena señal de certidumbre, que las dos
economías más grandes del mundo alcancen el consenso. Muy bien.

CC:

El Congreso de Estados Unidos aprobará el TLCAN 2.0. ¿Quién
lo hubiera dicho? Por fin. Pero, aún hay más. Falta Canadá.

Facebook, Twitter e Instagram: @economixs