El Mañana

viernes, 20 de septiembre de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Un borracho arrepentido

17 junio, 2019

Todos los que estaban aquella noche en la casa de mala nota -maturrangas, proxenetas y lenones- quedaron estupefactos al ver entrar en el local a un señor muy serio vestido de boy scout, con mochila, bastón, sombrero y demás accesorios escultistas. El recién llegado notó el pasmo de la concurrencia y explicó pesaroso: “¡Vieran ustedes lo que tengo que inventar para que mi esposa me deje salir los viernes en la noche!”… No hay hombre más dispuesto a pedir perdón por sus pecados que un crudo. Al filo del mediodía despertó Astatrasio Garrajarra después de haberse corrido una parranda de órdago la noche anterior. Se sorprendió al ver que todas las cosas habían amanecido pintadas de morado y que alguien había puesto en el mundo un altavoz que magnificaba todos los sonidos. Lo primero que hizo el desdichado después de recuperar algo de su ser fue revisar sus bolsillos y su cartera. Unos y otra los halló vacíos. En eso irrumpió su esposa en la recámara. Le dijo al temulento hecha una furia: “¡Ya todo el barrio sabe que anoche te gastaste 10 mil pesos bebiendo y follando con una mujer pública!”. “¡Fantástico! -se alegró Garrajarra-. ¡Pensé que había perdido ese dinero!”… Doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad, le dijo a la criadita de la casa: “Te regalo este negligé, Sisa. La otra noche me lo puse y no le gustó nada a mi marido”. “Regáleselo a alguien más, señito -sugirió la fámula-. Yo también me lo puse hace unas noches y tampoco le gustó”… Los amigos de don Chinguetas lo invitaron a una reunión de hombres solos donde se exhibiría una película porno. Él rechazó la invitación. Manifestó: “No me gustan las películas pornográficas. Odio ver a un cabrón que en cinco minutos tiene más sexo, y más variado, que el que he tenido yo en toda mi desgraciada vida”… El novio que esa mañana se iba a casar llevó aparte al padre Arsilio y le ofreció en voz baja: “Le daré mil pesos de limosna, señor cura, si quita usted de mis promesas matrimoniales ésa de la fidelidad”… La linda chica invitó a Babalucas a visitarla en su departamento. Le dijo: “Siéntate un momentito, Baba. Voy a bajar las luces, a poner en el estéreo música romántica, a quitarme la ropa y ponerme un negligé, a preparar la cama y a servir unas copas de champaña”. Contestó el badulaque: “Mejor vendré otro día. Hoy estás muy ocupada”… Impericio, joven varón sin ciencia de la vida, casó con Pirulina, muchacha sabidora. Al empezar la noche de las bodas él le dijo: “No esperes mucha experiencia de mi parte”. Repuso Pirulina: “Y de la mía no esperes mucha virginidad”… “¿Es la embajada de Laos?”. “Sí”. “Por favor mándeme uno de vainilla”. (Un chiste más como ése y mis cuatro lectores quedarán reducidos a dos)… La tía de Pepito tenía ya cinco años de casada y no había podido encargar familia. Una mañana llegó exultante de felicidad y anunció hecha unas campanillas: “¡Estoy embarazada, gracias al Señor!”. “¿A cuál señor?”, preguntó Pepito muy interesado… “Dos cosas me gustan de ti -le dijo la linda chica a su galán-. Tu franqueza y tu sentido del humor”. Replicó él: “También dos cosas me gustan de ti”. Quiso saber ella: “¿Cuáles son?”. Precisó el galán: “Estás sentada arriba de ellas”… Don Chinguetas y doña Macalota se fueron a la cama enojados, pues habían tenido una más de sus frecuentes riñas conyugales. Ni siquiera se dieron las buenas noches antes de apagar la luz. Poco después, en la penumbra y el silencio de la habitación, ella puso su mano en la entrepierna de su marido. La sintió él y le dijo: “¿No que estás enojada?”. Replicó doña Macalota: “Contigo sí, pero con ella no”… FIN.