El Mañana

miércoles, 17 de julio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Un campo de refugiados

20 abril, 2019

En la Casa AMAR no cabe una sola persona más; hemos dicho anteriormente que la capacidad del albergue es para 100 personas, pero ahorita ya son casi 450, al menos 30 de ellas han tenido que pasar la noche en la banqueta.

Ayer acudimos al refugio y en verdad el patio parece -y es- un campo de refugiados lleno de casas de campaña, muchas de éstas hechas con cartones y lonas de partidos políticos y cuanto objeto se pudo utilizar para improvisar una pequeña vivienda.

Estar ahí es una experiencia totalmente distinta a lo que uno puede percibir en las calles con migrantes africanos pidiendo en cada esquina, tal vez se requiere observar en persona los rostros de incertidumbre, caminar entre un reducido pasillo con casas de campaña por doquier y hasta oler, todo para entender la crisis que realmente se vive.

Los migrantes siguen llegando a esta ciudad estancándose a la espera de que se les apruebe su solicitud de asilo político en Estados Unidos, pero la ayuda no llega en esa misma proporción de ningún lado.

No quiere decir que no haya personas o asociaciones caritativas que se desvivan por esta causa, sino que ha adquirido niveles que han sobrepasado la beneficencia, además de que en realidad muchos ciudadanos dejaron de ayudar.

Desde hace días se advirtió que en esta temporada es más riesgoso de lo usual introducirse al río Bravo por cualquier razón, ya sea recreativa y ni se diga para cruzar a Estados Unidos de forma ilegal, pero aún así se sigue haciendo.

Ayer mientras Protección Civil rescataba el cuerpo de una persona ahogada en el río Bravo, a unos metros una balsa con casi una decena de migrantes haciendo caso omiso a las recomendaciones era arrastrada por la fuerte e inusual corriente que es consecuencia de un trasvase.

Este fin de semana en El Patinadero, siguiendo la tradición seguramente algunos entrarán a estas traicioneras aguas en las que incluso alguien con un nivel experto de nado corre peligro, no se diga los menores de edad, esperemos que la congruencia impere, pues aunque los rescatistas montan guardia a la orilla del río e ingresen de manera oportuna en caso de emergencia, hay que recordar que son humanos y en ocasiones ni siquiera ellos podrán competir contra la ferocidad del Bravo.

Para los candidatos mañana es el día perfecto para hacer proselitismo, en algunos casos bien recibidos y en otros hasta abucheados llegan a salir, ya dependerá de la persona -con su reputación- y por supuesto el partido que representan.

Que no se le haga extraño verlos a todos llegar en diferentes momentos a donde usted esté asando carne en el parque, acepte lo que le den, pero al final no debe sentir mayor compromiso que el de votar por quien usted considere la persona más apta para llevar a cabo la encomienda de la diputación local en su distrito.