El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

10 julio, 2020

Un crimen inimaginable



Nuevo Laredo no es ajeno a la violencia, eso ha quedado claro por décadas, pero de alguna manera -sin minimizarlo- existe una distinción muy clara de las represalias y conflictos entre autoridades y criminales e incluso entre grupos delictivos, de un hecho como el matricidio, que a ojos de muchos, tiene una connotación terrible e inimaginable, incluso para aquellos que por sus actividades se ven involucrados en conflictos violentos de manera constante.

Sólo para aclarar, no estamos a favor de ninguna forma de violencia ni actividad que esté fuera del marco legal o moral, pero dentro de todo esto es importante precisar que el hecho ocurrido en Sicilia 630, al poniente de la ciudad, figura entre los más atroces.

Es de resaltar que en muchas regiones de México sigue muy presente la cultura del machismo, de alguna manera prevalece un matriarcado, pues una gran cantidad de núcleos familiares están encabezados por la madre, en ocasiones en calidad de soltera que saca adelante a los hijos por sus propios medios, en otras por viudez, pues la mujer por lo regular vive más que el hombre, también por abandono del padre o simple afinidad; el caso es que a la mamá casi siempre se le tiene un cariño especial y se comprueba cada 10 de mayo.

Dicho lo anterior, es común que en México, sin importar qué tan despiadado sea el hijo, su madre lo puede reprender sin represalia alguna, por esa situación cultural que prevalece en el país, por lo que un hecho de esta naturaleza es por demás insólito y horrorizó a la comunidad de ambos Laredos, dos ciudades que han visto mucho.

Si no ha quedado claro, todo lo anterior es en referencia a la nota que está en portada de la edición impresa de El Mañana de hoy, en la que se relata cómo un hombre de 30 años dio muerte a su madre por estrangulamiento y horas después se entregó a las autoridades como asesino confeso.

La oscuridad de la mente humana es motivo de asombro constante y este triste capítulo de la historia de Nuevo Laredo quedará en la memoria por mucho tiempo, el caso de aquel hombre que mató a su madre presuntamente “motivado” por unas voces en su cabeza, algo que a pesar de haber expuesto sus razones nos dejará cuestionando lo que pasaba por su mente al tomar tan drástica decisión.

Sin duda las conjeturas abundan, especialmente sobre su condición psiquiátrica, pues aunque no es excusa para cometer un asesinato, obliga a cuestionar si existe forma de prevenir que algo así se repita.

En este periodo en particular se ha generado un preocupante repunte de suicidios e intentos de quitarse la vida motivados por presiones económicas que han derivado de las restricciones implementadas en el marco del Covid-19, que están dejando a algunos sin empleo y a otros con un sueldo parcial y que por ende les imposibilita cumplir con sus necesidades básicas y obligaciones financieras al mismo tiempo, especialmente para quienes tienen hijos y compromisos en el sentido de créditos de algún tipo.

La salud mental ha estado relegada desde antes de que la contingencia del Covid-19 trajera crisis económica y social, ahora más que nunca es necesario prestar atención a ese punto, pues muchas personas han perdido su estabilidad emocional.

Más opiniones de
Los Redactores