El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Una pastilla para dormir

21 mayo, 2019

Un individuo joven llegó a la tienda y le pidió a la encargada que le mostrara unos guantes de mujer, pues quería hacerle un regalo a su novia. Preguntó la chica: “¿De qué medida usa ella los guantes?”. El cliente se apenó. “La verdad, no sé”. Le indicó la vendedora: “Ponga su mano en la mía y dígame si es más grande o más pequeña que la de su novia. Así sabré la medida de los guantes”. Dijo el tipo al tiempo que ponía su mano en la de la muchacha: “También quiero regalarle a mi novia un brassiére”… Dulcibella le anunció a su mamá: “Afrodisio Pitongo me invitó a ir con él a su departamento”. La señora conocía la fama de cachondo del salaz sujeto, de modo que le dijo con alarma a su hija: “Por ningún motivo dejes que se te suba ese hombre, pues eso te deshonrará”. “No te preocupes, mami”, replicó Dulcibella. “Ya pensé en eso: yo me le subiré primero y lo deshonraré a él”… El doctor Ken Hosanna le preguntó a su paciente: “¿Le dieron resultado las pastillas para dormir que le receté?”. “No, doctor”, contestó el hombre. “Lo único que se me durmió es lo que no quiero que se me duerma cuando no puedo dormir”… “Señor juez”, habló el indignado marido, “quiero divorciarme de mi mujer”. “¿Por qué?”, inquirió el juzgador. Explicó el sujeto: “Invitó a un compadre a desayunar”. Dijo el juez: “El Código Civil no contempla entre las causales de divorcio el hecho de invitar a un compadre a desayunar”. Precisó el demandante: “Mi mujer toma el desayuno en la cama”… Grande fue la sorpresa de don Cornario cuando al llegar a su casa al término de un viaje encontró a su mujer celebrando el llamado foqui foqui en unión de un individuo con el cual al parecer tenía familiaridad, pues lo llamaba “negro de mi alma”, “papacito santo” y “cosotas de mamá”, expresiones que no se usan sino con alguien al que se conoce bien. Prorrumpió don Cornario en dicterios para abaldonar a los infames conchabados. A ella -las damas primero- le gritó: “¡Desvergonzada zorra! ¡Vulpeja inverecunda! ¡Raposa sin pudor!”; y a él lo llamó “turro”, “jimio” y “quequier”. “Ay, Cornario -se defendió la mujer-. Recuerda que antes de casarnos te dije que soy algo coqueta”… Uglicia no era precisamente una belleza. Sin embargo tenía una gran autoestima y se sentía soñada, aunque tenía las piernas como un hilo (del cero) y zambas. Cierto día sus familiares y amigos se sorprendieron cuando ella les informó que se proponía ir con un agente de espectáculos a ofrecer sus servicios de bailarina. “No vayas”, le dijo su mamá, que quería evitarle algún mal rato. “Para presentarse en la oficina de ese señor hay que tener muy buenas piernas”. Uglicia demostró la alta estima en que se tenía cuando respondió: “¿Está descompuesto el elevador?”… El galancete llevó en su automóvil a una chica al solitario paraje llamado El Ensalivadero, lugar al que acudían las parejitas en trance de pasional amor. Ahí le dijo con preocupación fingida: “¡Qué oscura está la noche! ¡Ni siquiera alcanzo a ver mi mano!”. Respondió ella: “Y ahí donde me la tienes puesta menos la vas a ver”… Babalucas, ya lo conocemos, es el hombre más tonto del condado. En una fiesta les comentó a sus amigos: “Necesité cinco años para aprender a tocar la guitarra como la toco”. “Es cierto”, confirmó su esposa. “Los primeros tres se los pasó tratando de averiguar por dónde se le soplaba”… En la penumbra de la cabina del jet la azafata fue corriendo hacia el asiento del fondo, donde iba aislada una pareja, y les dijo con severidad al hombre y a la mujer: “Ustedes saben que está absolutamente prohibido fumar en el avión”. Respondió el hombre: “No estamos fumando”. La azafata se desconcertó: “¿Y entonces por qué está saliendo humo de aquí?”… FIN.

De política y cosas peores Catón

Rajarse