El Mañana de Nuevo Laredo

Pedro Chapa Salinas

En voz alta

Pedro Chapa Salinas

17 enero, 2021

Una seria amenaza contra el mundo entero



Bien lo decía el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, cuando se refirió a Trump como una amenaza para su partido, y más aún, para la seguridad de su propio país, en un discurso frente a sus correligionarios dentro de la precampaña para la presidencia hace ya mas de cinco años. Graham dijo con voz de profeta lo que muchos no querían aceptar, “si lo dejamos entrar a nuestro partido, nos destruirá desde dentro como institución, y si lo elegimos como jefe de la oficina Oval, nos dividirá como país y pondrá en riesgo la integridad de la presidencia”.

Dicho y hecho, eso fue lo que exactamente sucedió; y lo mas grave del asunto fue que durante los cuatro años que estuvo como inquilino de la Casa Blanca se dedicó, en un principio, con una obsesiva y enfermiza prioridad, a deshacer todo lo que se había avanzado con Barack Obama como presidente en temas de alta trascendencia, como la salida del Acuerdo de París, los acuerdos económico-comerciales con Asia-Pacífico, o los relacionados con los derechos humanos y la migración, aislando a su país, y a sí mismo, de todo lo que se refiere a valores como la libertad, el humanismo y la fraternidad.

Dentro de su fugaz y desafortunado mandato, se dedicó internamente también a atizar la braza del odio, del racismo y la intolerancia entre sus seguidores, y mantuvo un discurso xenófobo, lleno de mentiras, medias verdades y violencia, entre su base. Tanto daño ha hecho a los valores y principios fundacionales de aquel país vecino del norte, que no sólo ha dividido a la nación, sino que, ha faltado al juramento de guardar y hacer guardar su Constitución, hasta llegar, en días pasados, a tener que pasar a la historia como el primer presidente en ser sujeto a juicio político por segunda ocasión en un mismo mandato.

Cómo olvidar hace precisamente cuatro años, en la inauguración de su toma de protesta, cuando empezaron a salir de su boca palabras que nunca habían sido utilizadas por ningún líder del país más poderoso del mundo, cuando se refería a que recibía un país destrozado desde dentro y lleno de sangre, “… an America carnege” (una carnicería americana), queriendo inculpar a su antecesor que lo escuchaba estupefacto sin poder comprender cómo este energúmeno se había convertido en su sucesor. Sin embargo, desde muy dentro de su ser, y dejando aflorar sus primeros destellos de lo que sería un guion de terror, división, mentiras y rabia, que marcaría el resto de su administración.

La buena noticia es que se le revocó su mandato por medio de una histórica elección y llega en su lugar un ser humano de buenas intenciones con el claro propósito de sanar las profundas heridas que deja uno de los peores presidentes que han tenido los gringos; sin embargo, la pésima noticia es que , tanto Trump como sus seguidores, que no son pocos, pero sí muchos de ellos, destrampados, fanáticos, extremistas y armados hasta los dientes, se atrincheraran en lo más obscuro de los ideales fascistas hasta no conseguir retomar el poder cuésteles lo que les cueste, como lo han ya declarado abiertamente, llegando hasta la guerra civil, si es necesario.

Adendum:

Y mientras muchos ingenuos piensan que esto nunca podría suceder, el miércoles próximo futuro estos locos que asaltaron incitados por su destrampado líder al Capitolio, han convocado a una protesta armada en los 50 estados de la nación americana, según fuentes del FBI.

Así empieza el gran reto del nuevo presidente Joseph Biden. Tratando de lograr la unidad en medio de lo peor de la pandemia, y entre un amplísimo grupo de la sociedad norteamericana que cree y sigue ciegamente al tristemente célebre Donald J. Trump, lo cual se antoja una tarea sumamente difícil, cuesta arriba, y más que complicada. Así lo ha mostrado la historia del vecino país del norte, siendo recurrente cuando del avance progresista se trata, simple y sencillamente los conservadores, dueños y amos del dinero se han atravesado una y otra vez, eliminando y borrando del mapa a todo aquel que le represente un peligro para a sus obscuros intereses.

Ojalá no sea este el caso, ya que, no sólo sería desastroso para el propio país, sino que sería ¡una seria amenaza para el mundo entero!

Más opiniones de
Pedro Chapa Salinas