El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

22 octubre, 2020

Una visita presidencial



La visita de AMLO a Nuevo Laredo ya como Presidente de la República tiene considerable valor, pues desde abril del 2002 no se realizaba la visita de una figura presidencial a Nuevo Laredo; esa última ocasión fue Vicente Fox quien acudió a una cabalgata, antes que él vino Miguel de la Madrid, y hasta López Portillo, pero en general nuestra ciudad no ha sido predilecta de la Federación.

Sin duda, López Obrador es el presidente que tiene más antecedentes o vínculos con Nuevo Laredo, pues a pesar de que no es originario y que nunca residió en la ciudad, sí nos visitó a través de los años en diversas circunstancias, incluso poco antes de que fuera candidato a la Presidencia -la última vez-, hasta vino a un foro con su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y Elena Poniatowska, así como a la presentación de su libro titulado “Catarino Erasmo Garza Rodríguez”, ambos eventos en el Centro Cívico.

Ya como candidato presidencial tuvo un evento multitudinario -cuando aún se podía- en la explanada del Palacio Federal, aquel momento en el que incluso abordó el tema de la persecución política de Cabeza de Vaca hacia CCR que en aquel entonces era prospecto o candidateable para contender por la alcaldía por Morena, algo que por esa misma razón no se concretó.

Este domingo aunque no se podrá realizar un evento como antes, en el que se congregue una gran multitud, sí hará recorrido por algunas obras y con eso se anticipa que de todas maneras acudiría una cantidad generosa de personas, algunas con peticiones, otras simplemente en calidad de simpatizantes, tal vez algunas más, pero probablemente en menor proporción, con otras intenciones.

Un pequeño osezno apareció en el Kilómetro 22.5, obviamente lo primero que pasó por la mente de la mayoría de las personas, es cómo llegó hasta Nuevo Laredo, así como la posibilidad de que “la osa mayor”, en este caso su madre o incluso algunos otros osos que estén en el área, pues difícilmente ese cachorro vagó por su cuenta desde un lugar tan distante como la región montañosa de Nuevo León, que es donde regularmente habitan.

Lo poco que se sabe de este oso bebé sin duda ha dado pie a diversas conjeturas, pues hay incluso quienes creen que no llegó caminando con su madre o grupo de osos, sino que puede haber estado en algún rancho o incluso traído por alguna persona y haber escapado, en fin, las posibilidades son muchas.

Su destino sería decidido por Profepa, por ahora es resguardado por personal del Zoológico para alimentarlo, ponerle algunas vacunas y en general estabilizarlo, pues se encontró realmente algo flaco y maltratado por las circunstancias, pues se estima que es un osezno de aproximadamente 5 meses.

En redes sociales como reacción a la noticia, entre los neolaredenses surgió la inquietud de liberar -obviamente de forma segura y viable- al pequeño oso, algunos hasta crearon una etiqueta o hashtag.

Más opiniones de
Los Redactores