El Mañana

lunes, 19 de agosto de 2019

Mauricio Belloc
Con el Mazo Dando Mauricio Belloc

Unos enfermos, otros pillos

7 mayo, 2019

Mientras que por una parte, ejemplarmente, el personal de enfermería del Hospital General “Solidaridad”, por medio de Facebook y a través de otras redes sociales, solicitan al pueblo de Nuevo Laredo, de la ayuda de todos nosotros, para que les donemos insumos con los que puedan jalar y atender a los pobres pacientes pobres, que ingresan a ese lugar de dolor y de escasez, resulta que por el otro lado, contamos con que hay un goberladrón de Tamaulipas y una alcachofa de la ciudad, a los que ya se les queman las habas por licitar el nuevo nosocomio general, uno dizque en el poniente de Nuevo Laredo.

LA CASA PIERDE

Y así, enfermeras, doctores, laboratoristas, personal administrativo y de intendencia del hospital “Solidaridad” se solidarizan para buscar cómo ayudar a la pobre gente enferma, es decir, tanto a los pacientes internados, como la raza que va a consulta o aquella que cae en urgencias, tenemos que ni el gobierno del estado de Tamaulipas, ni el burricipal de Nuevo Laredo, atienden el llamado público de auxilio. No vemos que la autoridad responsable se haga cargo. Y por ende, tenemos un hospital vacío, sin curitas, ni mertiolate, ni esparadrapos, ni gasas, no guantes, no batas desechables, no abatelenguas, no pañales, no hay nada. Ni alcohol, ni químicos para la limpieza, ni madres. Está de la vil nylon el hospital.

QUE SE HAGA LA MACHACA

¿Y qué tenemos al respecto? Que este par de villanos ya quieren construir otro. Entendiéndose que lo de construir vale madre, lo que les urge a estos batos es liberar la lana, para darle unos salvajes sablazos, unos groseros manotazos al capital. Y amarrar con constructores otra feria a base de “diezmos” y otros trinques que tiene que ver con una obra grande de gobierno. O sea, la cosa es decir; “vamos a hacer un hospital que cuesta 500 a 1 mil melones”, luego se dispone de una lana del presupuesto estatal o municipal -o entre ambos- y ahí es donde empieza el juego del apañe gacho, el busguerío desgraciado de ambos gobernantes.

UN ¡RÁSCALE! DE PELÍCULA

Y mientras que el General “Solidaridad”, el Civil “Del Niño Y De La Madre”, el Oncológico “Rodolfo Torre Cantú” y el Centro de Salud de la Quinta Jurisdicción Sanitaria, están trabajando con las uñas (de los pies, pues las de las baisas hace años que ya se las acabaron), tenemos a unos gobernantes “ejemplares” sumamente “preocupados” por la salud de nuestra gente más amolada. Neta que no tienen vergüenza. Cuando que lo lógico era dejar primero bien parados a tales nosocomios existentes, para después poder pensar en nuevos hospitales. Ellos ya le quieren dar de coscorrones a las arcas.

AGUA HASTA EL CU…ELLO

¿Seguimos con madre? ¿cada día mejor? ¿o esa mamarrachada ya nos está cayendo en los meros Gumaros? ¿Cómo que ya no nos hace gracia, cuando vemos la frase mameluca de su alcachofa, verdad? Máxime con estas lluvias que están encuerando todo el robo del que hemos sido objeto como pueblo. Estás últimas aguas están descubriendo las raterías de este y de los anteriores gobiernos del rancho. Tenemos lo que administración tras administración resolvieron que debíamos de tener. O sea, ¡nada! puras penurias.

NO SE VALE

La ciudad cada vez está peor, ni de broma está mejor, que nadie mienta, no tienen permiso de engañarnos, ni de robarnos. Pero… ¿Qué le vamos a hacer, si no dejamos de ser un pueblo de paz o mejor dicho muy pasivo? Y que no siga lloviendo porque entonces la gente de este terruño tan desmadrado, sí que podría enojarse y colgar del palo más alto a este rufián. Somos gente que no nos gusta la violencia, raza que pone la segunda mejilla antes de amagar a alguien. Pero nada más dejen que venga el aumento al transporte urbano y que el servicio, como los camiones, sigan valiendo berenjena, entonces sí que van a ver cómo le empiezan a llenar el hígado de piedritas a la raza.

TODO TIENE UN LÍMITE

Tanto robo y tanta burla contra nuestra gente, sobre todo la que está más amolada, podría terminar de desencadenar el disgusto general de la raza. Así que ¡Aguas! No le busquen tres pies al gato, porque les puede meter un susto Juan Pueblo. Y ya encarrerado la masa, no la para nada, se vuelve como La Mancha Voraz, que arrasa con todo. Recordamos el domingo 29 de noviembre de 1992, cuando el pueblo estalló, descargando su ira contra las instalaciones federales en los dos puentes internacionales.

O EN LAS URNAS

Una manera más sencilla, más efectiva de vengarnos de los gobernantes es votando en contra de su partido, en estas elecciones del ya muy cercano domingo 2 de junio próximo. Es lo mejor que podemos hacer. O sea, poner diputados que revisen sus cuentas públicas de cada año y que los metan a la cárcel si les encuentran ratería y demás marranadas. Eso es lo que tenemos que hacer elegir legisladores que no se vendan, que no los maiceen para aprobar las actuaciones del gobierno estatal y el ranchero. Que si robaron que se pida y se dicte bote para uno y otro gobernante. Esos es lo que necesita Nuevo Laredo y Tamaulipas.