El Mañana de Nuevo Laredo

Oscar Leal

Aventuras del Mantarraya

Oscar Leal

13 septiembre, 2020

Vientos otoñales



La entrada de la estación de otoño esta marcada en nuestros calendarios para hacerse sentir el próximo 22 de septiembre; para este su humilde servidor es cuando arranca la mejor estación del año para practicar el deporte de la pesca, principalmente por que el termómetro, gracias a la entrada de los primeros frentes fríos del norte en esta zona de la República Mexicana, logra bajar de los 40 grados centígrados a la escala de los 30 grados.

Un gran respiro nos otorgan estos vientos otoñales, que paulatinamente ayudarán a estacionarnos entre los 20 grados centígrados, también la rotación de la tierra juega un papel importante al disminuir la intensidad de los rayos solares, conforme avanza el otoño el planeta tierra estará alejándose del sol, ofreciéndonos temperaturas que nos hacen mas agradables para pescar a cualquier hora del día, por otra parte los peces, empezarán a experimentar el cambio climático a través de las convecciones de temperaturas de las aguas, que se desarrollan de manera distinta en cada presa, las cuales registran corrientes internas, obedeciendo a que las temperaturas de las aguas más templadas desplazarán a las aguas mas tibias, cambiando drásticamente las vidas de todo ser acuático, obligándolos a emigrar a zonas mas profundas, donde el clima del aguas les ofrezca una zona de mayor confort.

Los peces al ser altamente territoriales deberán contar con la capacidad de adaptarse a un nuevo entorno y luchar entre si, para posicionarse en sectores donde la comida sea mas abundante, este ciclo es primordial para su reproducción, al ofrecerles 90 días para aumentar de peso y prepararse para el frío de la temporada de invierno, el cual representa bajas temperaturas y la inminente reducción de insectos en el ambiente y escasez de peces pequeños, base principal de su alimentación, este fenómeno aumentará su frenesí por conseguir alimento, este estado anémico por el cual atraviesan las lobinas mas la suma de su reconocida genética de emboscar a sus presas a la hora de alimentarse, ayudan a los pescadores a contar con mayor cantidad de capturas en esta época del año, también nos compromete a capturar y soltar a todas las lobinas para que logren llegar al invierno, etapa del año marcada para su anidación y reproducción.

Muy importante comprender que cada que el clima registre un nuevo frente frío, esto obliga a los peces a emigrar, lo cual nos indica que ciertos sectores de la presa donde eran reconocidos por buenas capturas ya no lo serán, tendremos la tarea de buscar nuevos puntos de pesca, dándole un toque especial a nuestras aventuras de pesca en esta temporada. El factor clima estará aportando vientos con bajas temperaturas que nos invitarán a visitar nuevos parajes y brazos de las presas donde encontrar la profundidad perfecta que concentre la mayor cantidad de peces.

La practica responsable de este deporte nos compromete a no cortar el ciclo reproductivo de esta especie, a lo largo de todo el año, pero muy en especial en el otoño, en este ciclo arranca su etapa evolutiva capturar y soltar, garantiza una primavera llena de alevines, que en el próximo año se sumarán a los cardúmenes existentes para darle realce a este gran deporte, que nos regala inyecciones de adrenalina en forma de capturas.

Cuéntame tú historia, tu ya conoces la mía.

[email protected]

Más opiniones de
Oscar Leal

18 octubre, 2020

Pesca al atardecer

4 octubre, 2020

Campeando

20 septiembre, 2020

Riberas del Bravo

13 septiembre, 2020

Al estilo Armando Guerra

30 agosto, 2020

Estructuras

24 agosto, 2020

Mito vs. realidad