El Mañana de Nuevo Laredo

Guadalupe Loaeza

Artículo

Guadalupe Loaeza

27 noviembre, 2019

¡Violencia!



No hay peor violencia contra la mujer que la que padece en
manos del marido. No hay hombre más violento que aquel que se siente con todo
el poder de agredir físicamente a su esposa. Y no hay dolor más profundo y consecuencias
emocionales más graves que las de los hijos de una madre violentada por el
padre. Por lo general, éstos repiten lo que aprendieron en su casa: con el
tiempo ellos se vuelven golpeadores y las hijas terminan por casarse con
hombres golpeadores.

Se ha dicho y redicho que la violencia de género trasciende
límites de edad y de estatus socioeconómicos. Existen banqueros golpeadores,
machos muy machos; así como mecánicos violentos, cuya violencia puede llegar al
extremo de matar a la esposa.

En México hay cada vez más feminicidios, nada más entre
enero y septiembre de este año se cometieron 726. Veracruz es el estado con más
incidencia con 140 asesinatos; el Estado de México registró 81; Nuevo León
ocupa el tercer lugar con 53 víctimas; le sigue Puebla con 45 en tanto que la
CDMX vio durante ese lapso 40.

Hace apenas unos días, la jefa de Gobierno, Claudia
Sheinbaum, decretó la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres. “Todos
y todas en esta ciudad debemos decir ALTO, BASTA. Por mi parte enfrento la
realidad y mi Gobierno defenderá con fuerza a las mujeres, niñas y niños
víctimas de los agresores sexuales”, escribió.

La propuesta de ley a aprobar se llama Ley Olimpia, que
consiste crear un banco de ADN para uso forense y así poder perseguir delitos
como secuestro, violaciones y agresiones sexuales.

Pero… leo en el diario El País que “un día después de la
presentación del Plan de acciones inmediatas de atención a la violencia contra
las mujeres (28 de agosto, 2019), una nueva agresión aumentaba la cifra del
abuso sexual en Ciudad de México. Sucedió directamente en una agencia del
ministerio público -el lugar destinado para atender este tipo de violencia por
la vía penal-. Una mujer acudió para interponer una denuncia por amenazas y
acabó siendo violada por un policía. La mujer declaró que el agente la detuvo
cuando salía del edificio, la encerró en un baño, la golpeó, abusó sexualmente
de ella y la amenazó si lo denunciaba”.

He allí, desafortunadamente, una realidad que duele y
frustra por sentirnos las mujeres tan desprotegidas.

Desde 2004 existe en España una ley llamada: “Ley Orgánica
1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género”. En
2018, 47 mujeres y tres menores fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas.
Inútil decir que no existe una estadística semejante en lo que se refiere a las
mujeres. En 2019 en tan sólo 10 meses, fueron asesinadas 49 mujeres, más que en
todo 2018.

”Esta realidad se debe a muchos factores. Uno de los más
graves es la base machista de la sociedad, que está en la educación y que ni se
aborda, ni se corrige”, dice Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal de la
Universidad de Granada.

Me llama la atención la publicación de El País, del 1 de
enero de 2018: “Entre 15 y 20 hombres en España están pensando en estos
momentos en matar a su pareja”. Nunca como ese año, las víctimas se vieron en
la necesidad de usar una pulsera de radiofrecuencia contra maltratadores y un
dispositivo GPS. Aunque a veces fallan, sin embargo, muchas víctimas ya no
salen de su casa sin la pulsera. De este modo se previene a la Policía, la cual
llama de inmediato a la víctima para asegurarse que está bien.

Ayer, el Primer Ministro de Francia, Edouard Philippe,
anunció una serie de medidas destinadas a luchar contra la violencia conyugal.
El sábado pasado cerca de 49 mil mujeres marcharon por las calles de París para
denunciar la violencia sexista y sexual.

Para el funcionamiento de este programa la intervención de
la Policía es fundamental, de allí que se haya creado el número 3919 para las
víctimas de violencia. Según el caso, el policía deberá, en primer lugar, creer
su denuncia, acompañar a la víctima hasta su casa y hablar con ella con el
objeto de que se sienta acompañada, pero sobre todo, apoyada. Enseguida
prevenir a un juez y hacer la denuncia.

Desde que empezó 2019, ha habido en Francia 138 mujeres
asesinadas por su marido o ex marido. Cada tres días, una francesa es asesinada
por el hombre que amaba o de quien un día se enamoró.

Con una sociedad tan machista como la nuestra, no nos queda
más que movilizarnos, denunciar y exigirle a las autoridades un cambio radical
de política, de lo contrario, no vemos por qué disminuirían los feminicidios.

[email protected]

Más opiniones de
Guadalupe Loaeza

8 mayo, 2020

Carta a la madre

10 abril, 2020

Sal y huye

28 marzo, 2020

Pesadilla

25 marzo, 2020

Sofía en cuarentena

20 marzo, 2020

‘En guerra…’

7 febrero, 2020

Tata tataranieto

5 febrero, 2020

El gran mentiroso