El Mañana de Nuevo Laredo

Miguel Rodríguez Sosa

Pasadizo Secreto

Miguel Rodríguez Sosa

29 noviembre, 2019

¿Y el ‘cash flow’ de Comapa?



No se le tiene que rebuscar tanto para entender que
cualquier director de una empresa tanto pública como privada ante su despido o
renuncia voluntaria deberá presentar ante sus superiores el estado general que
guardan las cosas; entonces, en el caso del director del agua y ante esta
obligación, justo es responderle y con toda claridad al menos a la ciudadanía:
¿Y el “cash flow” de Comapa?

Desde que se nombró al recién renunciante administrador de
Comapa de Nuevo Laredo, se cuestionó que éste carecía aquí de residencia, que
venía de otra ciudad tamaulipeca a hacerse cargo de tan delicado cargo
municipal; entonces, hoy se viene a confirmar con su repentina salida, que no
es sano aceptar mano ajena en los asuntos propios de esta ciudad.

Pues a las primeras de cambio, por supuesto que con toda
tranquilidad y bajo la complacencia de quienes lo designaron como jefe, tendrá
las puertas abiertas y de par en par para salirse sin ningún compromiso, sin
ningún contratiempo, presión ni cuestionamiento al menos de parte de ellos.

Para la mayoría de los ciudadanos de Nuevo Laredo, en su
momento, dos cosas sí que le quedaron claro con la designación como
administrador de Comapa, que era la persona idónea para ocupar dicha
responsabilidad en base a su trayectoria o conocimiento, o que tan sólo era una
terquedad o imposición de gente de confianza a nivel gobierno estatal o
municipal.

De lo primero, sí que se tendría que hacer un balance
completo desde sus inicios hasta su renuncia para no entrar en discusión, pero
de lo segundo sí que vino a demeritar ese trabajo que haya ejecutado durante su
gestión, pues al salir y sin voltear hacia atrás, sin dar explicación o
justificación alguna, en verdad que es complicado para la ciudadanía el así no
entenderlo.

Peor aun, al ver que el mismo Cabildo de Nuevo Laredo, su
propia autoridad municipal como es el alcalde, al no externarle nada a su
pueblo, incrementa esa sensación de incertidumbre a lo que realmente pasa dentro
de Comapa.

No puede ser creíble que, en esta ciudad fronteriza, en
donde el nivel académico es en su mayoría excelente, aún sigan tratando a sus
residentes como ignorantes, por lo mismo se sucedan este tipo de renuncias a
espaldas del pueblo, calladas, cual si fuera una “fuga” bajo las sombras.

Si habláramos en términos taurinos, se interpretaría que
esta partida no fue por la puerta grande, no fue en hombros, ni mucho menos le
dio la vuelta al “ruedo” como los grandes, no hubo dianas, ni aplausos, fue
silencioso, como se esperaba, dándole la espalda al pueblo que se suponía
respetaba, escuchaba.

Por lo mismo, con ansias el respetable quiere saber a quién
le “brindó” su salida, quiénes lo obligaron a “cortarse” la coleta antes de
tiempo, o si optó por evitar la bravura de ese “toro” político que se veía
venir, en consecuencia, “capotear” esos cuestionamientos difíciles al ya estar
más que indefenso, de “capa caída”.

Pero en este caso forzosamente se tiene que tratar el tema
en términos financieros, pues la Comapa de Nuevo Laredo, aunque no se quiera
ver de ese modo es un negocio.

Entonces hoy en día no se tiene que ser tan explícito, ni
mucho menos exponérselo al pueblo de una forma lenta, a cuenta gotas o pausada,
ni ofrecerle un curso o introducción a la contabilidad básica, al saberse que
la mayoría de la ciudadanía tiene ya un grado académico que le permite entender
y perfectamente, cuándo sí y cuándo no se obra con responsabilidad.

Entender de igual modo, que, al tenerse un gran conocimiento
en las ciencias de la administración, finanzas o contaduría, por supuesto que
se cuenta con ese respaldo, ese plus para como director o responsable de esa
empresa, en este caso Comapa de Nuevo Laredo, por lo mismo, el principal factor
sería la transparencia y el informe continuo de actividades.

Ya que de haberse así desempeñado en el transcurso de su
gestión como administrador de todo lo que concierte al agua pública, no se
tendría que cuestionar nada en absoluto, al ser esa interacción con el pueblo,
esa constante de comunicación e información obligada.

Pues si de números negros se externa al presumirse que la Comapa
de Nuevo Laredo mantiene finanzas sanas, entonces por qué esa continuidad de
deficiencias en el desempeño en el campo de acción.

Pues si de números negros se externa al presumirse que la
Comapa de Nuevo Laredo se desempeñó eficientemente con el trabajo de su
director, entonces por qué ese sesgo, esa oscuridad en su fondo de comercio, en
esa innegable e inevitable rentabilidad.

Pues si de números negros se externa al presumirse que la
Comapa de Nuevo Laredo obtuvo y mantuvo esto por un largo periodo, entonces
cómo es que agregó cobros adicionales a su principal cliente para “respirar”
financieramente hablando.

Lo que se ve en Nuevo Laredo en cuestión de administración,
cobro y distribución del agua, no es más que el reflejo de una marcada
deficiencia en todos los aspectos, quedando claro, que lo que se ve afuera, con
alta seguridad es lo que sucede dentro.

Más, si las propias autoridades municipales, su Cabildo
entero se comportan como indiferentes a estas acciones de renuncias, remarcando
con estas actitudes, que muy poco importa, que muy poco les interesa informarle
al pueblo cómo es que se está dirigiendo tan importante “empresa
paramunicipal”.

Muy aplaudible será si el próximo encargado de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado fuera a través de una convocatoria, así se le permita a infinidad de profesionistas locales, de igual modo de gente del interior de la Comapa capacitada para ocupar ese puesto, el concursar para dicho puesto.

Por todo esto y ante esta renuncia obligada o voluntaria, con alta seguridad que al pueblo de Nuevo Laredo esto aún no le queda muy claro, pues si así de bueno fue el desempeño del director de Comapa, raro es que la autoridad municipal no lo haya retenido, suplicándole el no renunciar, lo peor, dejándolo ir sin cuestionarle su trabajo, sin obligarlo a darle a nadie cuentas ni explicaciones de su labor, el permitirle una “huida” así nomás.

Más opiniones de
Miguel Rodríguez Sosa

23 septiembre, 2020

¡Ya llegaron los húngaros!

18 septiembre, 2020

¿Muy mexicano?

16 septiembre, 2020

El ‘otro’ grito

11 septiembre, 2020

PAN vs PAN, el buffet del día

4 septiembre, 2020

WTC, el informe y el silencio