El Mañana

lunes, 16 de septiembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

¿Ya para qué?

8 enero, 2019

Un grupo de vecinas indignadas por lo ocurrido con la mano del pequeño Ángel de 5 años, pues tan pronto se percataron de la presencia de trabajadores municipales que venían a reparar la mesa de concreto que había caído sobre el niño, detuvieron las maniobras en señal de protesta.
Las vecinas manifestaron que parte de su enojo era que no se haya apoyado a la familia por parte del gobierno municipal, a quienes se le atribuye la responsabilidad del percance, además de que quieran reforzar las bases de las mesitas ahora, cuando la obra debió ser segura desde un principio.
Peor aún que el gobierno municipal asegura que se está haciendo cargo de los gastos y que mantiene una estrecha comunicación con la familia -que ahora se encuentra en Monterrey junto a Ángel en el hospital-, cuando esta desmiente la versión.

Ahora resulta que el Alcalde se va poner las pilas para combatir la corrupción en el departamento de Tránsito y Vialidad. Ayer en su conferencia de prensa anunció que irá con todo contra estos malos servidores, ahora sí como decía mi abuelita ‘Sí, Chucha y sus calzonzotes’; este discurso ya nadie se lo traga, pues a más de dos años de tomar las riendas del Municipio, apenas se está dando cuenta que existe corrupción en ese departamento.
Otra, Alcalde, para que sepa: un grupito de gente que trabaja para usted en el área de Alcoholes andan extorsionando en fiestas privadas con el pretexto que no tienen permiso, que la música está muy alta o que ya están fuera de horario, andan pidiendo miserablemente de 400 a 500 pesos de ‘cuota’ y dejan que siga la fiesta. ‘Ojo, Alcalde, que no se le pase por boba esta situación’.
Muchas vías se encuentran en total olvido por parte de las autoridades, por ejemplo, calles como las que se encuentran desde la entrada de la colonia Villas de San Miguel, se convierten en la peor pesadilla tanto para quienes transitan a diario como para los que por ocasiones se movilizan por la colonia.
Ahora las aguas se quedan estancadas en los huecos, lo cual forman un ambiente de contaminación e incluso en donde se puede generar diferentes tipos de enfermedades.
Desde la entrada de la colonia los baches ofrecen una bienvenida nada agradable que para muchos es imposible evitar, precisamente por residir en la colonia.
Pareciera como si esta parte de la ciudad estuviera aún atrapada en el pasado, y sí que lo está, pues sus calles no son dignas de absolutamente nada, porque aunque por ocasiones tapen los baches, no tardan en hacerse cada vez más grandes, ¿acaso los harán con plastilina?.
Sumado a esto se encuentran muchos accidentes que se han desprendido por la misma situación de tener que esquivar durante el manejo, lo cual lamentablemente según muchos ciudadanos, han tenido que volverse expertos al volante, porque de no ser asi, quedarian sin dónde movilizarse.

Río Revuelto Los Redactores

Raúl