El Mañana

jueves, 27 de febrero de 2020

Oscar Leal
Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Zona de repose

6 diciembre, 2019

La temporada de caza del venado cola blanca nos activa para recorrer las veredas del rancho con los ojos bien abiertos, es necesario detectar huellas frescas que nos indiquen las rutas de mas movimiento, utilizadas dentro de su rutina diaria para conseguir alimento, hay que recordar que como todo ser vivo su metabolismo les exige alimentarse y una vez que ésta necesidad fisiológica se activa en sus organismos invierten más del 80 por ciento de la luz del día para recorrer grandes distancias en busca de los brotes de hierba más frescos.
Dentro de su rutina también es necesario hidratarse y echarse a reposar después de cada comida cuantiosa para mejorar su digestión; encontrar su lugar preferido de repose no es sencillo, pues está debidamente seleccionado a distancias muy lejanas de los caminos utilizados por los humanos, por lo general siempre están camuflados por follaje tupido, que les ayuda a mimetizarse y pasar inadvertidos ante los humanos, ahí se reúnen las hembras y los machos; esta zona es aprovechada por los machos jóvenes para seleccionar a las hembras que estén por entrar en celo y detectar si están receptivas.
El macho alfa y más viejo de la manada, visita con regularidad esta zona donde aprovecha para untar con las secreciones de sus pómulos y rasgar con sus cuernos las ramas y troncos bajos de los alrededores, dejando en ellos un olor muy característico impreso en el ambiente en franca postura de macho dominante que reclama ese reposadero como de su territorio y donde una vez las hembras se encuentren receptivas tendrá que luchar contra sus retadores más jóvenes por dominar y mantener su espacio.
Las hembras gracias al cambio climático, mudan parte de su pelo para dar paso a un pelaje más tupido que les ayuda a soportar la temporada invernal, dejando muestras de éste sobre las ramas espinosas o cercas de alambre por las que transitan. Gracias a esos rasgos, que nos indican la presencia de fauna y, a una exploración cuidadosa del entorno, nos permite colocar comederos altos a una distancia prudentes; estos están equipados con un “timer” (reloj mecánico) automático que activa un mecanismo de la compuerta del comedero y libera cada determinado tiempo cantidades modestas de maíz al suelo, estos granos están aromatizados con esencia de manzana, volviéndolos un bocadillo irresistible, imposible de ignorar.
Aprovechando la tecnología, nos apoyamos con una cámara, la cual es colocada a una distancia discreta del comedero, esta cuenta con un sensor de movimiento muy sensible, cada que un animal se acerca a comer el maíz del suelo es capturado en fotografía, después de unos días se revisa la memoria de la cámara y esta nos ofrece un panorama real de la fauna que se encuentra transitando en esa zona. Para provechar al máximo el comedero y la cámara, es necesario seguir recorriendo el rancho en busca de más caminos de pastoreo o reposaderos y mover estos dispositivos periódicamente, para elevar las oportunidades de encontrar un trofeo digno de cazar.
Recuerden que proporcionar un alimento fácil a la manada la mantiene cerca de esa zona, pero si esa manada no cuenta con machos maduros con astas de campeón, dejar el comedero en un solo lugar a lo largo de la temporada sólo nos hará perder el tiempo.
Cuéntame tu historia, tu ya conoces la mía.
viajesdepesca@hotmail.com

Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Predesove