El Mañana

viernes, 27 de marzo de 2020

Laredo Texas 20 febrero, 2020

Pega coronavirus a empresas de Texas

Los empresarios locales buscan otras alternativas ante el cerco sanitario

Desabasto de materiales y los altos aranceles en productos chinos los pone en jaque. FOTO: CORTESÍA

4200

Por Agencias

EL PASO, TX.- El cerco sanitario que existe en China se ha dejado sentir en el ámbito comercial, donde tras el cese de actividades en las fábricas en la región afectada por el coronavirus, su impacto ha llegado a distintos rincones del mundo y en Texas no es la excepción.

“Tengo la obligación de cumplirle a mis clientes la póliza de que conseguiremos el artículo que necesitan, pero al momento que mi proveedor regular está en China, y fuera de operaciones, he tenido que comprar mi mercancía a nivel local o en México, donde el costo se duplica, pero debo de cumplirle a mis clientes”, dijo Antonio Rodríguez, detallista de productos de cromo.

La situación de Rodríguez no es única, ya que ante la falta de abasto, los empresarios locales buscan otras alternativas ante el cerco sanitario, mismo que no permite fijar una fecha tentativa para la entrega de pedidos.

“Hemos recibido órdenes de clientes que nos dicen que las grandes empresas de Estados Unidos no tienen manera de surtirles debido al cierre de tiendas en China”, dijo Cecilia Durán, de Factor Prints de El Paso.

“Cuando los fabricantes chinos cierran sus puertas, es claro que el comercio internacional se ve afectado, y no tan sólo a nivel global, sino incluso localmente”, añadió.

Durán señaló que la mayoría de artículos promocionales que consumimos en la región, así como ropa, materiales, insumos y otros productos de venta común son de procedencia china.

“En mi caso tuve que buscar y comprar productos que ya habían sido importados de China a México y ahora debo detenerme, porque al querer importarlos el arancel a los productos chinos es del 50 por ciento del valor, un gasto adicional que me cuesta enfrentar por el paro de operaciones”.

Esta situación no es exclusiva de minoristas, ya que incluso las plantas maquiladoras de la región han aminorado su ritmo de trabajo por la falta de materiales en diferentes campos de la industria.

“El problema es aún más complejo, ya que no es tan sólo que las fábricas estén cerradas, sino que incluso los obreros no tienen cómo llegar a los centros de producción debido a que el sistema ferroviario está suspendido”, dijo vía telefónica a El Diario de El Paso Jesús Galindo, quien es un importador mexicano que radica en China desde hace más de 20 años.

“El problema es que los trabajadores se fueron a sus ciudades y ahora no pueden regresar a las fábricas, ya que Hubei está en el centro de China, y la mayoría de los trenes pasan por ahí, por lo tanto no hay viajes en tren”, afirmó Galindo, de la importadora Cargoness.

VARADO SIN PODER ENTRAR

La vida de Galindo se ha desarrollado a la par en ferias industriales y comerciales, en fábricas y líneas de producción y transporte, para satisfacer la demanda de sus clientes en México por productos chinos.

“Hoy en día comerciantes fraudulentos pueden aprovechar la necesidad de algunos empresarios, que buscan quiénes les surtan los productos; hay muchas estafas en las que algún aprovechado les dice que sí hay productos y que les depositen alguna suma, pero en realidad la producción está parada, no hay nada”, afirmó Galindo.

Mientras una gran cantidad de residentes extranjeros en China buscan salir ante la crisis de la epidemia del coronavirus, personas como Galindo han tenido que recorrer su salida por motivos de seguridad.

“Hoy en día tengo mi regreso marcado para el 4 de marzo, ya que tenía mi vuelo para el 19 de febrero, pero por otra parte no quiero arriesgarme, además de que si no hay producción, a qué me regreso”, sostuvo el directivo de Cargoness.

Además del cierre de fábricas, se suma el cese de redes de transporte de personas y de distribución de carga.


MÁS NOTICIAS