El Mañana

miércoles, 17 de julio de 2019

La tarde 26 abril, 2019

Pide le bajen la fianza

El ex supervisor de la Patrulla Fronteriza, Juan David Ortiz quien mató a 4 mujeres, busca por todo los medios salir en libertad

4200

Por Redacción

LAREDO, TX.- La defensa de Juan David Ortíz, Supervisor de la Patrulla Fronteriza y asesino serial de cuatro sexoservidoras, insiste en la reducción del monto de la fianza para la libertad caucional del inculpado, porque la suma impuesta de 2.5 millones de dólares, la consideran muy elevada.

Ayer en audiencia ante el juez Oscar J. Hale junior, titular de la Corte 406, el fiscal de Distrito Isidro Alanís, al escuchar la propuesta de la defensa de Ortiz, insistió ante el juzgador sobre la negativa a que el ex agente federal salga en libertad condicionada, porque existe el temor fundado de que se sustraiga de la acción de la justicia, máxime que será juzgado por pena capital con petición de muerte, mediante inyección letal.

A la 2:00 de la tarde de ayer se llevó a cabo la diligencia y el juez Hale agendó para el 3 de octubre a la 1:30 de la tarde, otra diligencia para seguir ventilando esta solicitud de reducción de fianza de parte de la defensa.

BREVE HISTORIA

Juan David Ortiz levantó a cinco sexoservidoras, en la avenida San Bernardo, entre el 3 y 15 de septiembre pasado, las llevaba a despoblado en su camioneta en color blanco y luego las asesinaba a balazos, al parecer con su pistola de cargo.

Melissa Ramírez, Griselda Cantú, Claudine Luera y Humberto “Janelle” Ortiz, murieron a balazos, Erika Peña logró escapar de la ira de Ortíz, la noche del 14 de septiembre.

La mujer se bajó de la camioneta, en un crucero al norte de la ciudad y fue quien alertó a la policía, quienes la madrugada del 15 de septiembre sitiaron al oficial de la Patrulla Fronteriza en una estación de combustible y luego en un hotel de San Bernardo y Garden, ahí lo atraparon, recién había matado a sus dos últimas víctimas por separado las arrojó en las millas 13 y 21 de la Carretera interestatal 35.

El asesino dijo que iba a limpiar de basura las calles de Laredo, según la víctima que se salvó, así como el propio fiscal de distrito Isidro Alanís, quien aseguró que así lo declaró en el primer interrogatorio cuando lo aprehendieron esa madrugada a mitad de septiembre y le llevaron a la subestación del Departamento del Sheriff del Condado de Webb, sobre la Carretera 59.