El Mañana

domingo, 26 de mayo de 2019

Nuevo Laredo 20 abril, 2019

Piden a padres cuidar a niños

Cascarones, carnes asada y dulces, pero también, lago, río, alberca, estanque, animales silvestres, niños trepando árboles y demás peligros, se conjugan este fin de semana para celebrar “El Día de la Coneja”

4200

Por MAURICIO BELLOC

LAREDO, TX.- Cascarones, carnes asada y dulces, pero también, lago, río, alberca, estanque, animales silvestres, niños trepando árboles y demás peligros, se conjugan este fin de semana para celebrar “El Día de la Coneja”.

Para que sean unos días de fiesta y diversión, no de lamentaciones y tragedias, los Departamentos de Bomberos y Policía de Laredo, recomiendan entre otros, recordar la temporada de sequía, propicia para incendios silvestres, forestales o campestres, por lo de arrojar cigarrillos a campo abierta o encender fuego para asar carne, aún en el patio de la casa.

Hay que preparar el área, retirando líquidos flamables, dotarse de suficiente agua para apagar posibles incendios, revisar mangueras y ductos de tanques de gas butano conectados a asadores, tener cuidado con el líquido para encender cabrón o leña.

Enseñar a los niños a no tomar ni jugar con encendedores o cajas de cerillos que se encuentren.

Siempre supervisar a los menores fuera de casa, en ambientes en los que no son muy asiduos, como playas, albercas, ranchos, sitios al aire libre.

En un fin de semana de muchos dulces, no dar chocolates y golosinas a perros y gatos, podrían ser mortales para estas mascotas, tampoco olvidarlas, dejarlas tiradas por doquier, pues pudieran hallarlas con sus olfatos extra desarrollados.

CONSEJOS CORTOS
Cada año se ahogan 390 menores a 15 años de edad en Estados Unidos, miles más sufren lesiones relacionadas con piscinas.

El Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), asegura que el ahogamiento es la causa principal de muerte por lesiones en niños entre uno y cuatro años (75%).

Según advierten las autoridades federales, los ahogamientos y otros accidentes ocurren más comúnmente cuando los niños tienen acceso a una piscina y dejan de ser supervisados por un adulto brevemente en hogares, en albercas comunitarias o públicas.

Supervisa a tus hijos y otros niños de cerca cuando jueguen o naden en el mar, lagos, ríos y piscinas, especialmente si son pequeños; Asigna un supervisor cuando los niños estén en la piscina o la playa, esta persona no debe estar leyendo, texteando o distraída de cualquier manera, menos bebiendo alcohol.