El Mañana

martes, 25 de junio de 2019

Nuevo Laredo 30 marzo, 2019

Piden ayuda, porque no pueden trabajar

Los migrantes africanos sólo están de paso y por ley deben solicitar un permiso laboral, pero es tardado y muy costoso

4200

Por FERNANDA VALTIERRA

En las últimas semanas en muchos cruceros de la ciudad, migrantes extranjeros provenientes de África piden a los neolaredenses ayuda económica, y es que la situación para ellos es que están de “paso” y sin un permiso para que trabajen legalmente en México.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM) si son extranjeros, residentes temporales o estudiantes temporales, deben de solicitar un permiso para trabajar en territorio mexicano, el cual implica una larga serie de requisitos y un costo monetario, por ello es difícil para que los migrantes consigan empleo mientras radican en esta ciudad.

“Nosotros no queremos estar aquí, sí nos han tratado muy bien, pero sólo estamos de paso esperando el trámite de asilo político; en África yo soy pastor y conductor de un camión, aquí estamos de paso, sólo estamos esperando la respuesta de aprobación por parte de las autoridades estadounidenses”, explicó Joseph, un migrante africano.

Los requisitos para que los migrantes extranjeros pudieran trabajar legalmente en México son: tarjeta de residente temporal, el comprobante del pago de derechos, y una oferta de empleo de persona física o moral en la que se indique actividad a realizar, temporalidad requerida, lugar de trabajo y los datos de la constancia de la inscripción; en caso de actividades independientes, se debe de adjuntar escrito bajo protesta de decir verdad en el que manifieste la ocupación a la que se dedicará y el lugar en el que desarrollará las actividades propias de su ocupación, debiendo adjuntar en su caso, comprobante de la inscripción.

Y también una cuota de 3 mil 114 pesos y realizar el trámite en línea o en las oficinas de la dependencia federal, requisitos y una cifra que es difícil para los migrantes tener a su alcance en estos momentos. Además de la barrera lingüística, la falta de oferta laboral en caso de que trabajen “informalmente”, y que no disponen de un tiempo determinado, ya que en cualquier momento autoridades estadounidenses pueden dar respuesta sobre su solicitud de asilo político.