El Mañana de Nuevo Laredo

7 enero, 2021

La respuesta tibia de la policía en el Capitolio genera duras críticas


Fuertes críticas de la actuación de la policía en los disturbios del Capitolio.
Fuertes críticas de la actuación de la policía en los disturbios del Capitolio.


La policía del Capitolio estuvo poco preparada para la embestida. Muchos vieron una descarnada doble moral en su respuesta al ataque.

Por The New York Times


Compartir esta publicación

Los estadounidenses vieron conmocionados el miércoles cómo una protesta tranquila se convertía en una turba furiosa que desbordó las barreras y asaltó el Capitolio —rociando a oficiales con agentes químicos, rompiendo ventanas y puertas y saqueando objetos de gran tamaño— mientras la policía del Capitolio tenía dificultades para contener la violencia y a veces simplemente se retiraba.

Dudosa actuación de la policía en el Capitolio

La fuerza policial, que cuenta con unos 2000 agentes y tiene jurisdicción exclusiva sobre los edificios y terrenos del Capitolio, estaba claramente en inferioridad numérica y no estaba preparada para la embestida, incluso cuando esta fue organizada abiertamente en sitios de redes sociales como Gab y Parler.EL TIMES: Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.

Se necesitaron más de dos horas, y refuerzos de otros organismos de aplicación de la ley, antes de que se reestableciera el orden. Una mujer, dentificada por las fuerzas del orden como Ashli ​Babbitt, recibió un disparo mortal por parte de un agente de la policía del Capitolio, según Robert Contee, jefe del Departamento de Policía Metropolitana de la ciudad, llamada para pedir refuerzos. Otra mujer y dos hombres murieron durante los eventos debido a emergencias médicas aún no especificadas, dijo.

Al menos 52 personas fueron arrestadas, dijo, incluyendo a cinco con cargos por posesión de armas y al menos a 26 en los terrenos del Capitolio de Estados Unidos. La mayoría de los arrestos fueron por violar el toque de queda de las 6 p. m., dijo, y agregó que la policía haría circular fotos de aquellos buscados por vulnerar el edificio del Capitolio. Además, se encontraron bombas de fabricación casera en las sedes de los Comités Nacionales Republicano y Demócrata y se descubrió una hielera que contenía un arma larga y cócteles molotov en los terrenos del Capitolio, dijo el jefe.

Las críticas a la policía del Capitolio fueron rápidas y, en algunos sectores, implacables.

Algunos expertos en la aplicación de la ley se asombraron al ver a un oficial agazapado frente a la aglomeración de los extremistas y alborotadores pro-Trump que utilizaban escudos policiales y barricadas de metal como arietesVideo00:000:11A Capitol Police officer encountered Trump loyalists as they stormed the Capitol building.CreditCredit…Brendan Gutenschwager, via Storyful

Y manifestantes de la izquierda vieron un marcado doble rasero de criterios, diciendo que habían sido golpeados con balas de goma, maltratados, rodeados y arrestados mientras se comportaban pacíficamente en las manifestaciones contra la injusticia racial durante el verano.

Attica Scott, representante del estado de Kentucky, fue arrestada en Louisville con cargos de delitos graves que posteriormente fueron retirados durante los muchos meses de protesta por la muerte de Breonna Taylor en una fallida redada policial. “Puedes ser arrestado por caminar siendo negro”, dijo, “pero puedes ser blanco y alborotar y básicamente salirte con la tuya”.

La policía del Capitolio se enfrentó a los partidarios de Trump en el Congreso.
La policía del Capitolio se enfrentó a los partidarios de Trump en el Congreso.Credit…Manuel Balce Ceneta/Associated Press

La propia retórica del presidente Donald Trump ha incluido fuertes contrastes hacia las protestas. Después de la muerte de George Floyd, llamó a los manifestantes “delincuentes” y prometió que aquellos que se pasaran de la raya cerca de la Casa Blanca se encontrarían con “los perros más viciosos, y las armas más ominosas, que he visto nunca”. Los agentes federales de la ley se llevaron a las personas en furgonetas sin distintivos y usaron gas pimienta para despejar a manifestantes pacíficos para que Trump pudiera posar para fotos frente a una iglesia.

Pero el miércoles, después de dar un mitin en el que dijo que “nunca admitiría la derrota”, fue mucho más amable con los que procedieron a asaltar el Capitolio. Horas después de que los disturbios comenzaran, finalmente publicó un video diciendo: “Tienen que irse a casa ahora”. Añadió: “Los amamos”.

Después de la manifestación, alrededor de la 1:00 p. m., la multitud se amontonó en la valla perimetral temporal que se había establecido alrededor del Capitolio, y se animó cada vez más. “Hubo un cambio notable en su comportamiento”, dijo el jefe Contee.

Un experto en actuación policial dijo que debería haber habido un perímetro fuertemente dotado de personal que sellase todo el terreno del Capitolio y un segundo alrededor del propio edificio, dado que estaban involucrados grupos extremistas con un historial de enfrentamientos violentos.

PODRÍA INTERESARTE:
Trump ya es cosa del pasado: líderes europeos

“No tengo ni idea de cómo no estaban preparados para esto hoy”, dijo Charles Ramsey, un exjefe de policía de D. C. “Estaban abrumados, no tenían los recursos. Tienes que ser capaz de proteger el Capitolio. Eso no está bien”.


Compartir esta publicación

capitolio Disturbios donald trump Policía


Más noticias