El Mañana

jueves, 14 de noviembre de 2019

Nuevo Laredo 17 agosto, 2019

Prenden las alarmas; se quita vida a los 15

El Centro de Salud Mental reporta un incremento en las consultas de niños entre los 7 y los 10 años; asociaciones buscan apoyar a las personas que sufren depresión

4200

Por Carlos Tijerina

Apenas tenía 15 años y Braulio ya no quiso vivir, se quitó la vida en el patio de su casa e ingresó a las cifras negras: en apenas dos meses, es el segundo adolescente que decide escapar por la puerta falsa.

Según su familia, Braulio parecía haber perdido desde hace tiempo las ganas de vivir. Dejó de escuchar a su madre e ingresó al lado oscuro de la vida, ya no hacía nada e incursionó en los vicios.

“Qué harían si su hermanito se les muriera”, les decía a sus dos hermanas, las que angustiadas le pedían que no dijera “esas cosas”.

El reloj aún no marcaba las 3:00 de la mañana cuando Marina, su madre, lo descubrió colgado de un cable en el patio de su casa, en la colonia Del Maestro.

El de Braulio es el segundo caso en poco más de dos meses. El 11 de junio, José Luis, un estudiante, fue encontrado colgado en su recámara, en la colonia Los Colorines.

A diferencia de Braulio, José Luis no daba muestras de depresión: tenía 17 años, era un estudiante dedicado, hacía ejercicio y quería ser arquitecto. Esa mañana, su madre fue a despertarlo para que fuera a la escuela, pero lo encontró sin vida. No había recado póstumo.

Los suicidios de jóvenes han hecho sonar la alarma. Nadie se explica porqué un muchacho de 17 años o menos puede entrar en depresión y tomar una decisión tan trágica.

Sólo en el 2018, las cifras fueron estremecedoras: 49 suicidios en el Estado y Nuevo Laredo, Matamoros y Reynosa se ubican entre las ciudades con mayor incidencia.

La situación es tan grave, que se han creado organismos que buscan evitar los suicidios.

El psicólogo Pedro Méndez Bernal, subdirector de la Asociación Éxodo, dijo que el organismo nació luego del incremento en las cifras de personas que se quitan la vida, situación que no siempre se detecta, ya que pueden demostrar felicidad y en cuestión de minutos deciden morir.

“La idea es prevenir, investigar, ofrecer atención y dar apoyo psicológico a personas con tendencias al suicidio, es el objetivo de la Asociación Éxodo, apoyada por profesionales en salud mental, psicólogos, enfermeros, ingenieros, neurólogos, psiquiatras, contadores y otros expertos”, explicó Méndez Bernal.

El Centro de Salud Mental reporta que cada mes atiende a un promedio de 160 personas que sufren de depresión.

“Este año arrancamos con mucho trabajo, todas las semanas con consultas psiquiátricas dos veces a la semana”, expresó Susana Jarero Cervantes, directora administrativa del Pro-Indigente Psiquiátrico de Nuevo Laredo Asociación Civil.

Destacó que estas consultas han aumentado incluso en niños de 7, 8, 9 y 10 años y hasta adultos mayores de 70 a 80 años.

Sin embargo, Jarero Cervantes reconoció que son de niños, adolescentes y jóvenes la mayoría de las consultas por depresión, ansiedad y sentimiento de soledad.