El Mañana

lunes, 24 de junio de 2019

Laredo Texas 1 abril, 2019

Preparan juicio contra homicida

José Guadalupe Pérez junior, de 46 años de edad, manejando borracho y drogado con cocaína, será juzgado este abril que empieza este lunes

Padre e hija quinceañera fallecieron en el accidente. José Guadalupe Pérez conducía ebrio.

4200

Por REDACCIÓN

El beodo y drogado conductor que mató a padre e hija quinceañera en el Camino a las Minas y calle Lowry, la noche del 13 de julio de 2018, será juzgado este 26 de abril, en la corte de distrito 349, ante el juez Joe López, por dos cargos de homicidio imprudencial estando intoxicado.

José Guadalupe Pérez junior, de 46 años de edad, manejando borracho y drogado con cocaína (le encontraron un envoltorio con varios gramos de polvo blanco, más botellas abiertas y cerradas de cerveza), será juzgado este abril que empieza este lunes.

Jesús Roberto Guerrero junior, de 53 años y su hija Galilea Guerrero, de 15, padre e hija quinceañera fallecieron la noche de ese viernes, luego de que a las 10:40 Pérez en su camioneta Dodge Ram 1500, color blanco, modelo 1997, los embistió de frente y luego destrozó también la parte trasera del auto compacto Kia Soul, color blanco, modelo 2013, de los Guerrero, que hacía su debido alto en el semáforo en rojo en tal intersección.

Pérez con su troca, brincó el camellón, conduciendo él hacia el norte, como rumbo al Puente del Comercio Mundial e impactó al padre y la jovencita quienes se conducían en su Kia Soul blanco, en el mismo sentido, como si fueran hacia el puente de carga.

Luego de hacerlos girar violentamente al recibir el impacto por artás, la troca Dodge Ram, también destrozó la parte delantera del coche Kia, al volverles a golpear con potencia.

Los Guerrero murieron adentro de su pequeño coche, por el doble impacto de la pesada camioneta.

Ahí fue arrestado Pérez, a quien le encontraron el alcaloide, así como varios botes o botellas de cerveza, en la Dodge Ram, blanca.

Joe Baeza, vocero de Policía de Laredo, dijo que el hombre enfrenta dos cargos de homicidio imprudencial, el cual se puede agravar por conducir intoxicado de alcohol y del alcaloide que le fue encontrado, si los exámenes de laboratorio dan positivo a las bebidas y al polvo blanco.

Se supone que José Guadalupe Pérez viajaba solo, pero él quería responsabilizar a un supuesto segundo hombre, tratando de decir que él no conducía la Ram.

El tipo fue trasladado a un hospital de San Antonio, Texas, por las lesiones que presentaba, pero antes de ello, le tomaron muestras sanguíneas, como a todo automovilista en un caso de muerte y con signos de intoxicación.